Los salarios crecen menos que los precios pero superan los 23.000 euros

Los salarios crecen menos que los precios pero superan los 23.000 euros

El coste neto que las empresas pagaron por cada trabajador se elevó en 2018 un 1,1% hasta los 30.883 euros, la cifra más alta desde el año 2011

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOSMadrid

Los sueldos suben, aunque todavía no lo suficiente como para recuperar poder adquisitivo. El salario bruto anual en España superó por primera vez en la historia la barrera de los 23.000 euros (concretamente se situaron de media en 23.003,2) en 2018 tras crecer nueve décimas, según la Encuesta Anual de Coste Laboral publicada hoy por el INE. Son 196 euros más que un año atrás, una subida, no obstante, insuficiente para que los trabajadores ganen poder de compra, pues la inflación media el año pasado avanzó casi un 1,7%. Esto significa que los precios crecieron casi ocho décimas más que los salarios.

A su vez, se trata de un alza muy inferior al recomendado en el IV Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC), que pidió subidas en el entorno del 2% con otro punto adicional en función de la productividad de las empresas después de años de contención y de que los beneficios de las empresas no terminen de llegar a los bolsillos de los trabajadores.

Algo más se elevaron las cotizaciones sociales obligatorias, que se encarecieron en 2018 un 1% (71 euros más) hasta los 7.187,4 euros por trabajador, lo que es consecuencia directa de la subida del 4% que experimentaron las bases mínimas, en línea con el alza del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) y pese a que las bases máximas se congelaron. Esto supone que del coste total por empleado más de un 23% destina a pagar las cotizaciones a la Seguridad Social. Después de los salarios, que representan el 74% del coste laboral, es la partida más importante.

Si a esto se le suman los gastos de beneficios sociales (411 euros), indemnizaciones por despido (192 euros), formación (82 euros) u otra serie de gastos entre los que se incluyen el transporte (208 euros), el coste bruto por trabajador se eleva hasta los 31.085 euros, un 1,1% más que en 2017. Una vez descontadas las subvenciones y deducciones que se recibieron de las Administraciones Públicas y que ascienden a algo más de 200 euros, el coste neto, es decir, lo que tiene que pagar la empresa por tener un empleado, se situó en 2018 en los 30.883 euros, un 1,1% más.

Mejor trabajar en grandes compañías

Los salarios varían enormemente en función de diversos parámetros, uno de los cuales es el tamaño de la empresa. Así, el sueldo bruto anual de los trabajadores de grandes compañías (de 200 o más empleados) fue un 51% superior al de las más pequeñas (menos de 50 trabajadores): 28.324 euros en el caso de las primeras, frente a 18.762 euros anuales en el de las segundas. Las medianas (las que tienen entre 50 y 199 trabajadores) pagaron a sus trabajadores una media de 24.581 euros en 2018.

Por sectores, la industria sigue siendo la que mejores sueldos paga, con 37.235 euros brutos anuales de media, pese a que el año pasado fue la que menores subidas registró: apenas cuatro décimas, frente al impulso del 1,4% en la construcción (con un salario bruto de 22.426 euros) y el 1% de alza en servicios (22.234 euros de sueldo).

Si se compara por actividades, las empresas dedicadas a la hostelería fueron las que menores sueldos abonaron: 13.880 euros brutos al año por empleado, lo que difiere mucho de las empresas energéticas y financieras, que retribuyeron de media con 57.317 euros y 48.170 euros, respectivamente.

Temas

Ine