El empleo en las pymes se ralentiza y en diez años crearán la mitad de puestos

Una camarera atiende las mesas./Archivo
Una camarera atiende las mesas. / Archivo

Las pequeñas empresas generarán un millón de puestos en cinco años, siendo los más demandados dependientes, camareros y profesores

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOSMadrid

El ritmo de creación de empleo se desacelera de forma general, según evidenciaron los últimos datos difundidos por el Ministerio de Trabajo. En agosto se perdieron casi 213.000 afiliados a la Seguridad Social, el peor dato desde 2008. Y los últimos informes de cara a futuro también ponen de manifiesto una ralentización en el mercado laboral español. El último que se suma a esta opinión generalizada es el que presentaron este lunes la patronal de las pequeñas y medianas empresas (Cepyme) y el centro de estudios Randstad Research. Hasta el punto de que en los próximos diez años el empleo generado por las pymes, que son responsables del 53% de los nuevos contratos, se reducirá a la mitad.

El estudio destaca que, a pesar de la desaceleración laboral, se prevé que las necesidades de empleo de las pymes aumenten en torno a un millón de ocupados en cinco años. Teniendo en cuenta que solo en 2018 impulsaron unos 340.000 empleos, el frenazo en el ritmo es más que evidente. Sin embargo, peores cifras traerá el próximo lustro, puesto que se pasarán de un millón de nuevos puestos a apenas medio millón.

Desde Randstad Research quitaron hierro a estos datos y, aunque admitieron que hay una «cierta desaceleración», resaltaron que existe «un crecimiento de empleo muy sano», ya que se suma más de 400.000 nuevos afiliados anuales. De igual forma, señalaron que en 2028 se habrá recuperado todo el empleo destruido durante la crisis y se alcanzarán cifras récord de afiliación, así como la tasa de paro se irá reduciendo hasta el 10%.

Déficit de directivos y en la construcción

Otro de los problemas de los que avisa este informe es que durante los próximos diez años existirá cierto desajuste entre la oferta y la demanda en el mercado laboral. Este fenómeno se compensará con el exceso de oferta en determinados perfiles profesionales, ya que algunos de los puestos sin cubrir serán ocupados con profesionales de otras cualificaciones, ya sea por trasvases a otros puestos, gracias a menudo a acciones de formación, o con el acceso a puestos de perfiles con mayor cualificación a la exigida, según apunta el informe.

Las ocupaciones que en mayor medida podrían experimentar problemas de déficit de oferta serían la de los directivos, los trabajadores cualificados y no cualificados en la construcción y los profesionales y técnicos de las ciencias y la ingeniería. Por el contrario, habría un exceso de oferta de personal agrario no cualificado, empleados de hostelería y profesionales de la enseñanza.

«En los próximos diez años existirá un notable desajuste en el mercado laboral si no hacemos nada para evitarlo», advirtió el presidente de Randstad España, Rodrigo Martín, que auguró que dentro de una década habrá más empleos de cualificación media y alta y retrocesos en la oferta de trabajo para personal no cualificado, por lo que reclamó una revisión urgente de las políticas activas de empleo. En este sentido, precisó que la demanda de empleos STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas) está creciendo mientras que las matriculaciones en las universidades para este tipo de formación está cayendo un 7%.

Todos los colectivos, a la baja

La desaceleración de la demanda total de empleo se dejará notar en todos los colectivos, si bien, a medio plazo, esta contención será relativamente inferior entre los empleados y los operarios cualificados. Las mayores demandas de empleo se centrarán en empleos administrativos, trabajadores del cuidado de las personas, y personal de comercio, entre las ocupaciones de cualificación media, mientras que en los niveles de cualificación más alta, las mayores necesidades serán de profesionales de la enseñanza, ciencias e ingenierías y profesionales de las ciencias sociales.

La mitad de todas las demandas de empleo en las pymes se concentrarán en tan solo diez ocupaciones concretas, principalmente en los sectores de la hostelería, la informática y la educación. Concretamente, se prevé la creación de 97.684 puestos para empleados de tiendas y almacenes, 86.796 para camareros y cocineros, a lo que se sumarán otros 61.349 de profesores de enseñanza no universitaria.

A continuación, se sitúan los ayudantes de preparación de alimentos, los profesionales de apoyo en finanzas, matemáticas, ciencias sociales y TICL, los profesionales especializados en electricidad y los cuidadores en servicios residenciales. Cierra la lista de las diez profesiones más demandadas por parte de las pymes otros empleados administrativos, cuidadores en servicios sanitarios y profesionales de la salud.