Tecnics Carpi, de repuestos de motores a suministrar energía

Un generador eléctrico en las instalaciones de la empresa. / LP
Un generador eléctrico en las instalaciones de la empresa. / LP

La compañía ya exporta a países como Marruecos, Argelia, Siria y Venezuela, y ahora planea abrir su mercado hasta Arabia Saudí

LAURA PAVÍA

valencia. Detrás de toda gran actividad hay un elemento esencial que la hace posible: la energía. Por ello, ver un hospital o una gran industria se entiende como una oportunidad de negocio para quien desarrolla motores. En 1954, la familia Carpi fundó la empresa Recambios Carpi, un pequeño negocio dedicado al suministro de repuestos para las principales marcas de motores. Pero Luis Carpi Abad, hijo del fundador, entró en la firma familiar y optó por ampliar las líneas de negocio. Así, se centró en la comercialización de repuestos y motores diésel, ante las perspectivas de caída de los motores de gasolina existentes en el mercado.

Posteriormente, los Carpi decidieron focalizar los esfuerzos en el suministro industrial de los campos eléctrico, neumático e hidráulico y, posteriormente, en la fabricación de generadores de energía para explotaciones agrícolas o instalaciones de pequeña potencia. El motor de la empresa ya estaba en marcha, por lo que en 1995 se reestructuró Recambios Carpi y se diversificó el volumen de negocio en dos líneas: Suministres Tecnics, dedicada al suministro industrial, y Tecnics Grupos Electrógenos, especializada en el diseño, la fabricación y la venta de generadores de energía. Ambas más conocidas como Tecnics Carpi.

Con más de 20 años de experiencia, la empresa destaca por su manufactura artesana. Según su desarrollador de negocios e ingeniero industrial, Raúl Tortosa, dedican «aproximadamente 30 horas en el ensamblado de un solo generador». Aunque la artesanía por la que se caracterizan supone que su capacidad de volumen sea limitada, según Tortosa se consiguió «reducir el nivel de los costes de producción». «No podemos ser tan competitivos como otras grandes empresas con mayor margen de producción, pero somos la única firma en la Comunitat que fabricamos generadores de estas características», señala Tortosa, quien añade que su competencia está en Murcia y Zaragoza.

La firma suministra energía al antiguo Hospital La Fe y a Dulcesol, entre otros

Tecnics Carpi, en los grupos electrógenos, divide su negocio en dos vertientes. Por un lado, desarrollan generadores de energía de emergencia que son empleados «cuando el sistema falla» y, por otro, generadores de energía de uso continuo o de apoyo «cuando la industria requiere de energía extra o tiene un mayor consumo», señala Tortosa.

Pero las posibilidades de la compañía no se limitan al suministro en la Comunitat, donde el antiguo Hospital La Fe de Valencia cuenta con tres generadores de energía de la compañía, la empresa Vicky Foods, conocida como Dulcesol, tiene cuatro, y la cadena de supermercados Economy Cash cuenta con uno de emergencia en cada tienda.

Además de vender a nivel nacional, desde 2013 Tecnics Carpi recibió solicitudes de varios proyectos de países como Egipto, Vietnam, China o Japón, y ya ha exportado en pequeñas cantidades a países africanos como Marruecos, Argelia, Túnez, Nigeria y Guinea Ecuatorial; países de Oriente Próximo como Siria; de América Latina como Chile, Venezuela, Santo Domingo, República Dominicana y Perú; y a países europeos como Francia y Portugal, además de Bélgica y Suiza. Ahora, la firma tiene el foco puesto en Arabia Saudí, donde, según Tortosa, ven «un país emergente con una mayor demanda».

En este sentido, las exportaciones «crecieron un 10% con respecto a años anteriores», señalan desde la empresa, que vendió en Siria, Guinea Ecuatorial y Dakar y que ahora está construyendo «dos sistemas de cogeneración, uno con motor diésel y el otro con motor a gas, para la República Dominicana». Los sistemas de cogeneración permiten convertir el combustible en electricidad y en calor o frío simultáneamente.

En lo que va de año, Tecnics Grupos Electrógenos alcanzó un 35% de ventas en la Comunitat y en los últimos cinco años la compañía tuvo más de 3.000 solicitudes de grupos electrógenos, por lo que su producción anual oscila entre los 80 y los 90 generadores. Para cubrir esta demanda, la firma cuenta con unas instalaciones de seis mil metros cuadrados en Oliva y, según Tortosa, cerró 2018 con una facturación de casi un millón de euros, donde se incluyen sus ventas nacionales, formadas en un 69,6% por ventas de generadores en la Comunitat.

Más