«Sólo uno de cada cuatro contratos en áreas relacionadas con la ciencia son de mujeres»

Javier Pérez de Vargas, director gerente de la Real Academia de Ingeniería. / jesús signes
Javier Pérez de Vargas, director gerente de la Real Academia de Ingeniería. / jesús signes

Javier Pérez de Vargas Director gerente de la Real Academia de Ingeniería | El dirigente afirma que «las calificaciones de las niñas son mejores que las de los niños, pero ellas piensan que los genios son ellos»

LAURA PAVÍA

El I Congreso Nacional de La Mujer en la Ingeniería, la Tecnología y la Industria arranca hoy en Valencia, por iniciativa de la Real Academia de Ingeniería (RAI). Su director gerente, Javier Pérez de Vargas, explica que será el primer acto de un programa cuyo objetivo, bajo el nombre de 'Mujer e Ingeniería', es conseguir cambios reales a favor del reconocimiento del talento femenino en las áreas de Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas (STEM). Esta cita se estructura en torno a tres bloques, centrados en la transformación de la sociedad mediante la digitalización, la energía como palanca de desarrollo social y económico, y el talento femenino y su valor en la sociedad actual.

-¿Cuál es la presencia femenina en los sectores tecnológico, científico e industrial?

-Aunque el 54% de las matrículas en universidades son de mujeres, cuando ponemos el foco en las personas que quieren dedicarse a las áreas STEM el porcentaje se reduce al 31% y si ponemos la lupa sólo en ingeniería, cae hasta el 25%. Como consecuencia, el nuevo talento femenino que llegue al mercado no superará ese porcentaje. De cada cuatro contratados en áreas STEM, sólo una será mujer. Además, apenas el 11% de los sillones de los comités de dirección de las grandes empresas están ocupados por ejecutivas. Es cierto que la tendencia en los consejos de administración está cambiando y las empresas del Ibex 35 cifran en un 18% el número de consejeras. Esa presencia es importante pero el alto nivel ejecutivo en las empresas lo es más aún.

«Hay que luchar contra los estereotipos en casa y en las aulas, y concienciar también a los hombres»

-¿Cuál es la causa de estos datos?

-El entorno social no favorece que una niña muestre su vocación por la ingeniería, la arquitectura y la tecnología, se debe luchar contra los estereotipos en casa y en los colegios. Aunque las calificaciones de las niñas son mejores que las de los niños y el índice de fracaso escolar masculino está 10 puntos porcentuales por encima, ellas piensan que los genios son ellos. Nuestro proyecto debe ser una carrera de fondo, debemos evitar los grandes acelerones para luego pararnos. Además, faltan referentes, en los colegios no saben mencionar tres mujeres importantes de este área.

-¿Con qué objetivo surge el programa 'Mujer e Ingeniería'?

-Principalmente por la preocupación por estas cifras. Este proyecto es particularmente ambicioso, porque hemos querido cubrir las distintas edades con iniciativas que incluyen a niñas de 6 a 11 años, a adolescentes, a jóvenes y a profesionales. Pero nuestras actividades no van dirigidas exclusivamente hacia las mujeres, también debemos concienciar a la parte masculina de la población.

-¿Quiénes son las profesionales implicadas en el programa?

-Ángeles Santamaría, CEO de Iberdrola en España, Eva Pagán, directora general de Red Eléctrica de España, Nuria Oliver, referente de la Comunitat y del resto del mundo en inteligencia artificial, y Elena Pisonero, presidenta de la empresa española que gestiona satélites, Hispasat, entre otras. Debemos concienciarnos de que el futuro ha llegado y yo creo que el modelo de liderazgo del siglo XXI va a ser femenino. Sobre todo, queremos que este sea un primer congreso de muchos. Este compromiso, el reconocimiento y la valorización del talento femenino ha venido para quedarse y empieza por aquí.

-¿Por qué han elegido Valencia para inaugurar el proyecto?

-Es un referente en industria porque es una de las comunidades con mayor Producto Interior Bruto (PIB) generado por este sector. Además, es una tierra con un ADN muy emprendedor. Existe un tejido empresarial, principalmente de pymes, con capacidad para crecer tanto dentro como fuera de España. Por otra parte, hay unos centros tecnológicos y unas universidades sobresalientes que han creado un puente que las pone en contacto con las empresas para la transferencia de los resultados de las investigaciones.

-¿Cómo describiría el nivel de innovación del tejido empresarial valenciano?

-Creo que el ecosistema innovador y emprendedor de la Comunitat es singular en Europa. Hay que aprovecharlo y salir al resto del mundo sin complejos. Agentes de conocimiento, empresas activas, un gobierno autonómico que da apoyo a esta nueva revolución de la innovación y el emprendimiento están consolidando el papel de la Comunitat como un actor singular en este ecosistema de la innovación.

-¿Cómo afectó la crisis al sector y a las inversiones en innovación?

-Una parte importante son empresas familiares con una percepción clara de cómo está el mercado y qué necesita. Eso contribuye a que una gran parte de las pymes estuvieran preparadas para la crisis y reaccionaran en el momento adecuado. En cuanto a la innovación, está claro que un impacto clarísimo fue la reducción del compromiso público en los programas de desarrollo, pero yo creo que la industria supo reponerse y ha aumentado el compromiso propio con la innovación. A pesar de ello, debemos vivir en una situación de alerta permanente, ya que el entorno socioeconómico del siglo XXI es vulnerable, incierto, complejo y ambiguo. Es la única ley, hay que anticiparse a los riesgos y manejar la adaptabilidad.