Siete de cada diez viviendas públicas valencianas superan el medio siglo de antigüedad

Un edificio en rehabilitación en Valencia. / irene marsilla
Un edificio en rehabilitación en Valencia. / irene marsilla

Los empresarios reclaman a Dalmau que fomente la rehabilitación de un parque de edificación «francamente antiguo»

EP

La Federación de Empresas Contratistas de Obra Pública (Fecoval) trasladó ayer al vicepresidente segundo y conseller de Vivienda, Rubén Martínez Dalmau, la necesidad de colaborar los próximos cuatro años en la rehabilitación del parque de vivienda de la Comunitat, «francamente antiguo y más del 70% anterior a 1970».

La vivienda social, el alquiler joven y la bolsa creciente de demanda son otros de los retos que apuntó el presidente de Fecoval, José Luis Santa Isabel, antes de reunirse con Dalmau en la sede de la CEV. En el encuentro, las dos partes compartieron los planes de la administración, los problemas del sector de la construcción y sus principales objetivos hasta 2023, «una legislatura que se debe caracterizar por la gestión y la inversión». «El Consell nos tiene a su lado para colaborar en lo que sea porque hay mucha necesidad de vivienda», subrayó el titular de Fecoval.

Si en la pasada legislatura se centraron en implantar las herramientas a través de la Ley del Suelo, durante los próximos cuatro años esperan mantener la colaboración con el Consell para «cubrir la demanda de vivienda joven, poder rehabilitar todo el parque público y sobre todo adecuarlo a la eficiencia energética que demanda Europa».

El conseller de Vivienda recordó que se trata de uno de los ejes del acuerdo del Botànic II que quedó plasmado durante el primer Seminari de Govern celebrado durante este fin de semana en Castellón. La emergencia habitacional es el principal reto que apuntó Dalmau, para el que se mostró «plenamente comprometido» a buscar soluciones a largo y medio plazo, además de trabajar para mejorar la gestión del parque público, reformarlo y ampliarlo. Recordó que «eso implica que se haga efectivo el derecho a la vivienda digna que tenemos todos los valencianos en la Constitución».

La primera medida será un plan de emergencia habitacional que incorporará entre finales de 2019 y principios de 2020 la compra directa de inmuebles dentro de las competencias autonómicas.

Al mismo tiempo, la Generalitat pretende impulsar varios programas de vivienda en los próximos años, con una secretaría autonómica «destinada particularmente a la arquitectura bioclimática» y una dirección general centrada en el ámbito de la construcción.