La reforma del IRPF de Sánchez elevaría en 96 millones la recaudación en la Comunitat

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en la Moncloa. / efe
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en la Moncloa. / efe

La valenciana es una de las autonomías que más aportaría al Estado, al contar con 7.000 cotizantes de rentas por encima de 150.000 euros

Á. MOHORTE VALENCIA.

La factura de la reforma del IRPF que plantea el Gobierno de Pedro Sánchez para la Comunitat será de 96,16 millones de euros. Esta es la estimación de incremento de recaudación entre los contribuyentes valencianos que se deriva de la subida fiscal de cuatro puntos en el IRPF a partir de los 150.000 euros de renta, según la estimación realizada para LAS PROVINCIAS por el jefe de investigación del Think Tank Civismo, el economista Javier Santacruz.

La subida planteada por el Estado, que se suma a los tipos actuales en el tramo autonómico (los más altos de España para estas rentas), significa subir el Impuesto sobre la Renta hasta el 52% a partir de 150.000 euros y supone aumentar la recaudación entre los contribuyentes de la Comunitat hasta sumar una cuarta parte de los 400 millones de euros que el ejecutivo prevé recaudar con la subida fiscal estimada para el conjunto del país.

Santacruz baja al detalle y especifica que, en el caso de un contribuyente que se encuentra en el mínimo de este escalón, al situar su renta en 150.000 euros, el aumento le costaría 6.000 euros más, hasta los 78.000 euros. Frente a la actual escala, si se dispone de unos ingresos de 300.000 euros, la factura fiscal crecería en 12.000 hasta los 156.000: y por 700.000 euros, 28.000 euros extra, hasta 364.000.

El número de declarantes valencianos por más de 150.000 euros está en la media nacional, un 0,33% del total, pero su impacto económico es significativo y se reparte entre los 6.446 que ganan hasta 601.000 euros y los 672 que ingresan más de esa última cantidad, según la autoliquidación del impuesto correspondiente a 2016, la última disponible. El Think Tank Civismo, que ha realizado estas estimaciones, es una iniciativa para el fomento de la sociedad civil en España y el ejercicio de las libertades personales y económicas, que se mantiene gracias a las aportaciones de particulares.

La propuesta de subida que explicó el lunes la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, aún suaviza las aspiraciones de Podemos, que quería elevarla desde los 60.000 euros. En todo caso, para las rentas más altas supondría regresar al régimen que estableció el Gobierno de Mariano Rajoy nada más llegar al poder en diciembre de 2011. Entonces, aprobó un incremento de los tipos más altos del IRPF para ingresos superiores a 300.000 euros, que pasó del 47% anterior a ese 52%.

En algunas comunidades autónomas, como Cataluña, esa nueva imposición supuso que sus contribuyentes con rentas más elevadas pagaran hasta un 56%, por la aplicación del gravamen autonómico facilitado por el sistema de financiación autonómica, que da flexibilidad a las regiones en esta materia. El efecto de este tipo de medidas ya fue advertido desde el Colegio de Economistas de Valencia en mayo, cuando ya se advirtió que se está desincentivando la captación de grandes patrimonios en beneficio de Madrid, ya que la valenciana es la tercera autonomía con un tipo de gravamen más elevado para rentas a partir de 65.000 euros, sólo por detrás de Cataluña y los territorios forales. Además, tiene uno de los impuestos de Patrimonio «más altos» de España, sólo superada por Extremadura y las Islas Baleares.

A día de hoy en la Comunitat, a partir de 65.000 euros de base liquidable, se paga el 47%, lo que son 659 euros más que en Madrid; a partir de 80.000 euros un 47,5%, un 1.309 euros más; y a partir de 120.000 euros se paga el 48%, que se traduce en 2.909 euros por encima. El único consuelo, si prospera el cambio en la parte estatal del IRPF, es que en toda España se subiría los mismos cuatro puntos... perdiendo atractivo para la captación de nuevos residentes adinerados domiciliados hasta ahora en otros países.

De todos modos, el final de esta historia depende del resultado de las negociaciones entre el Gobierno y Unidos Podemos, que están en proceso de «ajustes», según afirmó la ministra Montero.

Fotos

Vídeos