La reforma de la estiba marca las elecciones sindicales más reñidas de los últimos años

E. RODRÍGUEZ

La reforma del sector de la estiba, que puso a los trabajadores y empresas en pie de guerra por los cambios en las condiciones de contratación, ha marcado las elecciones sindicales del Puerto de Valencia, convirtiéndolas en las más reñidas de los últimos años. A los comicios se presentaron ayer un total de siete sindicatos, dos más que en las últimas votaciones de hace cuatro años, según fuentes portuarias.

Cabe recordar que fue en mayo de 2017 cuando el Gobierno aprobó la reforma del sector de la estiba para evitar una multa millonaria por parte de la Unión Europea. Dicha reforma implicaba liberalizar el sector y acabar con las fórmulas de contratación que hasta el momento controlaban las Sagep -sociedades anónimas de gestión de trabajadores portuarios-.

Ante el anuncio de esta reforma, los estibadores organizaron huelgas y paros para hacer recular al Ejecutivo. Tras aprobarse la reforma, el Ministerio de Fomento dejó en manos del sector los detalles sobre las condiciones laborales. En esas negociaciones, la patronal Anesco quedó apartada debido a que fueron las propias empresas las que llegaron a acuerdos con los sindicatos, quienes aceptaron una rebaja salarial del 10%.