La reforma de la estiba se completa tras dos años de negociación con la oposición del PP

R. E.

Valencia. El Gobierno ha sacado adelante la reforma y liberalización del sector de la estiba portuaria dos años después de abrirse las negociaciones, al conseguir la convalidación de la Diputación Permanente del Congreso para el Real Decreto Ley que desarrolla normativamente la reconversión del sector que se aprobó en 2017.

La Cámara Baja ha ratificado el texto a pesar del voto en contra de los 25 representantes del PP, partido que, no obstante, estaba en el Gobierno cuando se aprobó la reforma y comenzó a preparar su desarrollo. Ciudadanos ha optado por abstenerse. El PSOE ha contado por tanto con el respaldo de Unidos Podemos, ERC, PDeCAT, Compromís, PNV y EH-Bildu, de forma que sumaron 33 votos a favor.

El texto convalidado desarrolla la reforma de la estiba aprobada por el anterior Gobierno en mayo de 2017 para romper el monopolio que presentaba este sector, encargado de la carga y descarga de buques en los puertos, y garantizar que cumpliera con la normativa europea.

120 millones, para salidas

La norma ratificada ayer en la Cámara Baja incluye, entre otras medidas, una línea de ayudas públicas de unos 120 millones de euros para sufragar las prejubilaciones y bajas voluntarias que se registren en la plantilla de unos 6.150 estibadores que actualmente tienen los puertos como consecuencia de la reestructuración del sector.

También se garantiza la subrogación del colectivo de estibadores ante la desaparición de las sociedades de gestión (sagep), las que tenían el control de este colectivo hasta la reforma. Asimismo, se modifican las empresas de trabajo temporal para que puedan dar servicio en los centros portuarios de empleo (CEP) que sustituyen a las sageps. También permitirá usar el contrato de aprendizaje para formar a nuevos estibadores, para facilitar así el acceso a la profesión.