La ralentización del consumo, la industria y los servicios frena la economía valenciana

Un trabajador en las instalaciones de una empresa industrial valenciana. / jesús signes
Un trabajador en las instalaciones de una empresa industrial valenciana. / jesús signes

Expertos de Bankia Estudios detectan signos de debilitamiento en la Comunitat frente al buen tono del empleo y las exportaciones

INÉS HERRERO

La economía valenciana tiró del repunte de la actividad en España tras el duro ajuste sufrido en los años de crisis, fundamentalmente por su especialización turística y la buena marcha de la industria y de las exportaciones. La Comunitat cerró 2017 con un ritmo de avance superior al de la media nacional en 2017, del 3,2% frente al 3% estatal, pero este año «se observan algunos signos de ralentización» en ese crecimiento, según recoge el último informe de Bankia Estudios.

Los autores del informe indican que, si bien «se mantiene un crecimiento sólido» de la economía valenciana, este año se aprecia una «pérdida de vigor del consumo, la industria y los servicios» que «contrasta el buen tono que mantienen el empleo y las exportaciones».

Con el 9,3% del PIB, el 10,6% del empleo y el 10,7% de las empresas del país, la valenciana es la cuarta economía española. No obstante, cae al undécimo lugar en términos de renta per cápita, con 22.055 euros a cierre de 2017, dato que apenas alcanza el 88% de la media nacional (24.999 euros) y es un 35% inferior al de Madrid, la región con el PIB per cápita más alto (33.809 euros).

Consulta aquí la publicación 'Bankia Estudios: Panorama de la Comunidad Valenciana'

La Comunitat presenta una mayor especialización productiva en industria manufacturera, turismo/hostelería, construcción y actividades inmobiliarias que, unida al dinamismo exportador de productos químicos, automóviles y frutas y verduras desde 2008, la situó entre los motores de la recuperación.

En lo que va de año, sin embargo, los indicadores de la industria y los servicios «muestran una progresiva pérdida de dinamismo», según señalan desde Bankia Estudios.

A cierre de septiembre, la producción industrial subía un tímido 0,2% en la Comunitat Valenciana frente al 1,4% de la media nacional, al mismo ritmo que en Madrid, con quien comparte el último escalón previo a la zona de números rojos en la que se encuentran Castilla-La Mancha, Andalucía, Baleares y La Rioja.

En servicios también se situó en la parte baja de la tabla autonómica, con un repunte de la cifra de negocios del 4,3%, idéntico al de Murcia y solo superior al de Andalucía, mientras la media escalaba al 6,6% por el tirón de Madrid o Cantabria.

El consumo, por su parte, registró «un acusado debilitamiento en los últimos meses». Después de tres meses de caídas, las ventas minoristas descendieron un 0,5% en la Comunitat hasta septiembre. En ese período, las matriculaciones de turismos crecieron asimismo menos que la media nacional, mientras las pernoctaciones siguen en positivo.

En cuanto al mercado inmobiliario valenciano, desde Bankia Estudios destacan su dinamismo y lo vinculan con el repunte económico, la importancia del turismo y el atractivo que posee la Comunitat Valenciana para la inversión en vivienda.

Más

 

Fotos

Vídeos