Puig propone en Bruselas una conferencia para defender del acoso al sector citrícola

Puig y Malsmtröm, ayer. / EFE
Puig y Malsmtröm, ayer. / EFE

El presidente de la Generalitat pide una acción directa a la Comisión Europea por «competencia desleal objetiva»

EP

valencia. El presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, propuso ayer en Bruselas la celebración de una conferencia sobre los cítricos para ofrecer a un sector que se está viendo «acosado de alguna manera por distintas cuestiones» para dar soluciones «integrales, más allá de Mercosur» porque el problema no se reduce al acuerdo con Mercosur: «Es el veto ruso, es Sudáfrica y sobre todo Egipto, pedimos una acción directa a la Comisión Europea porque estimamos puede hacer mucho daño a nuestra producción y es una competencia desleal objetiva». Así lo destacó tras reunirse con el vicepresidente de la Comisión Europea y comisario de Fomento del Empleo, Crecimiento, Inversión y Competitividad, Jyrki Katainen, y con la comisaria de Comercio Internacional, Cecilia Malsmtröm, a quienes trasladó su preocupación por la repercusión que el acuerdo con Mercosur puede tener sobre la economía valenciana.

La comisaria le ha confirmado, según explicó, que el lunes o martes próximo se conocerá el conjunto del acuerdo, más de mil folios a partir de los cuales ya se podrán analizar directamente las derivadas que puede tener en todos los sectores económicos. En un primer vistazo, ha señalado, «los sectores industriales relacionados con el textil, la cerámica y el calzado van a tener una bajada de aranceles sustantiva y, por tanto, van a mejorar su competitividad», pero está «el problema de los cítricos». El presidente resaltó que trabajará para «proteger el conjunto de la economía valenciana» y hay que hacerlo «desde el rigor y la situación general que esto representa». En todo caso, indicó que, en el mejor de los casos, el tratado con Mercosur se aprobará dentro de un año, con lo que «tenemos tiempo».

Puig trasladó a la comisaria Malsmtröm su preocupación por lo que está ocurriendo en el puerto de Rotterdam, ya que «no hay suficiente vigilancia en estos momentos en la aduana» que no permite garantizar la reciprocidad de los acuerdos comerciales en términos fitosanitarios y, por tanto, de seguridad alimentaria.

«Lo que está en el tratado de Mercosur y en otros tratados es que el ciudadano europeo debe tener las mismas garantías fitosanitarias y de seguridad alimentaria, pero eso hay que constatarlo y para eso se necesita más inspección y más seguridad para que nadie haga trampas», matizó.

Preguntado sobre si ha reclamado mecanismos de compensación una vez se dé luz verde al tratado con Mercosur, dijo que han hablado de «posibilidades que se pueden articular» pero hay que ver antes «el impacto real en base a los pequeños detalles». «Más allá de la mirada de Mercosur, el problema del sector de los cítricos es que está viéndose de alguna manera acosado por distintas cuestiones y, evidentemente, esto es la gota que puede colmar el vaso», apuntó, para agregar que lo necesario es «un planteamiento general de defensa de la agricultura mediterránea». Por ello, la conferencia que propone se celebraría en Bruselas instada por la propia Comisión y podría articularse «una alianza entre los países con problemas comunes».