El presidente de Forum Filatélico, condenado a 12 años de cárcel

El presidente de Forum Filatélico, condenado a 12 años de cárcel

La Audiencia Nacional impone penas de prisión a 20 de los 29 acusados, y multas que alcanzan los 257 millones, por la estafa de los sellos que saltó a la luz en 2006

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

Han pasado 12 años desde que los aproximadamente 190.000 ciudadanos que habían invertido en el negocio de los sellos de Forum Filatélico vieron cómo se esfumaban los ahorros depositados en esta compañía que crecía como la espuma. Ahora, la Audiencia Nacional ha condenado al presidente de la firma, Francisco Briones, junto a una veintena de directivos y auditores, con penas de cárcel que, en el caso del máximo responsable de la firma, alcanzan los 12 años, cuatro meses y 16 días, por los delitos de estafa agravada continuada en concurso con insolvencia punible y falseamiento de cuentas anuales y blanqueo de capitales.

Además, la Sección Primera de la Audiencia Nacional impone a Briones una multa que alcanza los 49,7 millones de euros, y la obligación de indemnizar a los afectados titulares de 269.570 contratos filatélicos por una cantidad superior a los 3.700 millones de euros.

Las condenas también se extienden a otros 20 de los 29 acusados inicialmente, como el caso del exdirector general de Forum Filatélico. Antonio Merino tendrá que pasar dos años y tres meses en prisión, como cómplice. La multa se aproxima a los 16 millones de euros tras aplicarle la atenuante de confesión. En el caso del exdirector jurídico, Juan Ramón González, le impone una pena de seis años y tres meses de cárcel, y multa de 15,9 millones por estafa agravada y blanqueo.

El fallo también condena a los auditores José Carrera Sánchez y Rafael Ruiz Berrio como cooperadores necesarios en el delito de falseamiento de cuentas societarias a las penas de dos y un año de cárcel, respectivamente. El resto de acusados, colaboradores en la estafa y en los delitos de blanqueo de capitales, resultan condenados a penas de prisión de entre seis meses y cuatro años y multas que llegan hasta los 63,5 millones de euros.

Sin embargo, se absuelve a los cuatro miembros del consejo de administración de Fórum que fueron juzgados –Miguel Ángel Hijón, Francisco José López Gilarte, Agustín Fernandez Rodríguez y Juan Macía Mercadé- por los delitos de estafa agravada continuada, insolvencia punible y falseamiento continuado de cuentas societarias.

La resolución de la Sección Primera, con ponencia del magistrado Ramón Sáez, aplica a todos los condenados la atenuante de dilaciones indebidas simple. Se acuerda el decomiso de numerosas fincas y cuentas bancarias y el dinero depositado en cajas de seguridad y se ordena que todo el dinero que se obtenga en la ejecución sea puesto a disposición de la Administración concursal para que lo distribuya de manera ordenada entre los perjudicados.

El escándalo de Fórum Filatélico saltó a la luz en mayo de 2006, cuando la Audiencia Nacional ordenaba la intervención de esta sociedad, junto a Afinsa -otra compañía dedicada a la inversión filatélica- imputando a sus directivos varios delitos, entre ellos el blanqueo de dinero y la estafa piramidal. Fórum llegó a convertirse en la mayor empresa de compraventa de sellos en España mediante un sistema en el que ofrecía elevados intereses a los clientes -más de un 6% anual- con el respaldo de los productos filatélicos. El problema, como se descubriría posteriormente, es que la mayoría de esos sellos estaban sobrevalorados y suponía un alto riesgo para la empresa y sus inversores que depositaron su confianza en ella.

Durante el proceso judicial, la Fiscalía Anticorrupción sostuvo que Fórum Filatélico desplegó «durante años» una actividad de captación masiva de fondos del público en todo el territorio nacional mediante la suscripción de contratos de inversión filatélica en los que ofrecía rentabilidades superiores a las ofertadas por las entidades bancarias. Indica que explicaba a sus clientes que los intereses que se les pagaban derivaban de la revalorización de los sellos que asignaban a sus contratos, cuando en realidad los abonaba con las aportaciones de otros clientes dentro de un esquema piramidal que le obligaba a captar nuevos inversores continuamente.

Fotos

Vídeos