El Gobierno estudia aprobar ya este mes la subida de las pensiones para 2019

La ministra de Trabajo, Magdalena Valerio/efe
La ministra de Trabajo, Magdalena Valerio / efe

Las dudas sobre el futuro de los Presupuestos que prevé presentar en enero le llevan a plantearse la vía del decreto, que usará seguro el 21-D para el SMI

JOSÉ ANTONIO BRAVO y LUCÍA PALACIOSMadrid

La decisión aún no está tomada, pero el Gobierno no descarta en estos momentos anticipar a diciembre la subida prevista de las pensiones en 2019, un 1,6% de forma general incluidas las prestaciones no contributivas. Con ello lograría que los colectivos de jubilados, viudas, personas con algún tipo de incapacidad y huérfanos, entre otros, puedan disfrutar de ese ingreso mayor desde el 1 de enero.

Desde el Ministerio de Trabajo apuntan, no obstante, que siguen trabajando como principal hipótesis con esperar a la aprobación en el Parlamento del proyecto de Presupuestos del Estado para el próximo ejercicio, discurso que vienen manteniendo desde septiembre. La diferencia es que entonces preveían que el Consejo de Ministros le daría luz verde en noviembre, y luego se habló de diciembre, pero ahora la última referencia del presidente Pedro Sánchez apunta ya a enero.

Esa aparente indefinición, unido a las dificultades para contar con los apoyos políticos necesarios, ha llevado a algunos miembros del Gobierno a plantearse la necesidad de no esperar tanto para las medidas de mayor alcance social. Léase, la subida referida de las pensiones y el aumento previsto del salario mínimo interprofesional (SMI). Fuentes de la Seguridad Social apuntaron que «aún está en estudio» la decisión de subir las pensiones por decreto -en principio, podría ser este mes- o aguardar hasta aprobar los Presupuestos.

El alza del SMI se aprobará en el Consejo de Ministros del 21 de diciembre en Barcelona, según confirmó este miércoles el jefe del Ejecutivo. Ese incremento ya anunciado de los sueldos más bajos hasta los 900 euros mensuales fue una de las medidas pactadas con Podemos, para recabar su apoyo a los Presupuestos de 2019.

Es el mayor incremento, destacó Sánchez, del salario mínimo desde 1977, un 22,4% desde los 735 euros actuales. Y ese aumento, añadió, tiene «una explicación clara»: «Un país rico no puede tener trabajadores pobres». Una vez aplicada la subida, la Seguridad Social calcula que habrá al menos dos millones más de cotizantes al sistema -se podrían alcanzar incluso los 2,5 millones extra por el efecto 'arrastre'- al verse aumentada su remuneración regular.

Destope cotizaciones

Los sindicatos celebraron este miércoles el anuncio pero pidieron que vaya acompañado de un destope de las bases máximas de cotización, de manera que paguen más los sueldos superiores a los 45.000 euros anuales. El Gobierno se había planteado meses atrás esta opción, pero en las últimas semanas parece haberse enfriado ante la constatación de que habría que contar con el consenso del Pacto de Toledo. Allí algunos grupos parlamentarios defienden que no apoyarán ese alza si a la vez no se elimina el límite de las pensiones, de manera que también pudieran cobrar más quienes más coticen.

Sí es pacífica la subida del 1,6% en todas las prestaciones para 2019, llegando a un aumento del 3% para las mínimas. Es lo que pactaron PP y PNV antes del verano cuando el primero aún gobernaba el país, que luego se incluyó en los Presupuestos de 2018 y que el PSOE ha respetado. El único añadido ha sido sumar una paga extra compensatoria respecto a la inflación anual, aunque el Ejecutivo continua indeciso entre considerar para evaluar el poder adquisitivo de los pensionistas el IPC de noviembre (1,7%) o el de diciembre.