El peligro de recesión en la eurozona amenaza a la automoción, el calzado y el campo valenciano

Trabajadoras empaquetando naranjas para su exportación. / LP
Trabajadoras empaquetando naranjas para su exportación. / LP

Las exportaciones a la zona euro están cayendo desde principios de año, al tiempo que Alemania suma ya dos trimestres de crecimiento negativo

Á. MOHORTEVALENCIA.

Alemania ha sido tradicionalmente la locomotora de Europa y es el primer mercado para las exportaciones de la Comunitat Valenciana, pero desde principios de año su PIB lleva dos trimestres de crecimiento negativo. Al tercero es cuando técnicamente ya se puede hablar de recesión, pero con seis meses a la baja los efectos en toda la zona euro ya son más que evidentes, los mismo que en la exportación valenciana.

En su conjunto, la venta de productos de la Comunitat a los mercados de la eurozona ha descendido en un 1,5% entre enero y mayo, después de haber bajado un 5,2% sólo en el primer trimestre por el efectos de la crisis en Berlín, pero también en Francia e Italia.

Así lo advierte Cámara Valencia en su último informe sobre comercio exterior que apunta también como la dependencia regional a estos mercados explica el retroceso regional de un 0,8% frente a la estabilidad que se registró en el resto de España en el primer trimestre, pese a que también Cataluña, Andalucía y País Vasco están teniendo un mal 2019.

El Ministerio de Economía de Alemania rebaja la previsión de crecimiento del PIB hasta un 0,5%

El mayor daño lo ha sufrido la venta de cítricos, con una rebaja del 7,4%, debido a la mayor competencia de producto de fuera de la Unión Europea (como Sudáfrica), así como a la caída de los precios y menor demanda en el mercado europeo de enero a marzo. A esto se suma el retroceso de las ventas de productos energéticos, aunque desde Cámara Valencia se advierte de que el retroceso es debido a que se compara con el ejercicio 2018, que registró notables incrementos en las ventas.

Sin contar con estos dos tipos de productos, las exportaciones valencianas han aumentado modestamente un 0,8% en el primer trimestre del año. La caída de las ventas de algunos bienes de consumo de la industria tradicional valenciana como calzado y textil completa un cuadro que coincide con las principales demandas del mercado alemán.

En 2018 el volumen exportado al mercado teutón alcanzó los 4.156 millones de euros, tras aumentar un 2%, y a pesar de haber crecido un 3,1% entre enero y mayo de este año, lo cierto es que este alza contrasta con las compras a aquel mercado, que crecieron un 13,3%. Actualmente los productos de la Comunitat más demandados en Alemania son los automóviles con un 43% del total y , junto con las frutas, legumbres y el calzado representan, un 74% el total.

El PIB alemán registró en el segundo trimestre del año una contracción del 0,1%, lo que supone una caída de medio punto porcentual respecto al comienzo del año, según la Oficina Federal de Estadística de Alemania (Destatis), y ha hecho al Ministerio de Economía rebajar a la mitad su pronóstico de expansión en 2019 hasta un modesto 0,5%, el peor dato desde 2013.

A pesar de Francia aguanta, el PIB de los 19 estados del euro se ha frenado a la mitad en el segundo trimestre, con una expansión de solo el 0,2% frente al 0,4% de los tres primeros meses del año. Por otro lado, en el conjunto de la Unión Europea, la economía creció también un 0,2%, tres décimas por debajo del primer trimestre, según la oficina estadística europea Eurostat.