El patrimonio valenciano en fondos de inversión se duplica en cinco años

Un panel del Ibex 35 /EFE/ EMILIO NARANJO
Un panel del Ibex 35 / EFE/ EMILIO NARANJO

Los bajos tipos llevan a los partícipes de la Comunitat a otras vías más rentables, pero mantienen su preferencia por el ahorro inmobiliario

ELÍSABETH RODRÍGUEZ

El capital de partícipes valencianosen fondos de inversión ha experimentado una fuerte evolución en los últimos cinco años. En concreto, el volumen invertido se ha duplicado desde 2013 al pasar de 8.495 millones de euros de patrimonio a 18.022 millones de euros, según los datos proporcionados por Observatorio Inverco, el foro de análisis de las dinámicas de inversión de los ahorradores.

Según explica el director de estudios del observatorio, José Luis Manrique, a LAS PROVINCIAS, este incremento se debe, principalmente, a la escasa rentabilidad de los depósitos tradicionales. «Lo exiguo de la remuneración de depósitos, debido a los bajos tipos, están obligando al ahorrador a buscar otras alternativas y la están encontrando en los fondos de inversión», indica.

El aumento de patrimonio en fondos de inversión no sólo responde a un mayor número de inversores o cantidades, sino también a la propia rentabilidad generada. «El 80% se debe a nuevas inversiones y el otro 20% se debe a rentabilidades», indica el experto.

En concreto, los últimos datos, correspondientes al cierre de 2018, revelan que la Comunitat concentra el 7% del ahorro invertido en fondos de inversión en toda España con 18.022 millones de euros, lo que equivale al 16,1% de su PIB. En cuanto al número de cuentas partícipes, la cifra se sitúa en 829.123. 

En ese sentido, el ahorro en fondos por parte de partícipes valencianos se centra principalmente en productos mixtos globales y de retorno absoluto (51%), destacando Alicante con un 51,5%. En segundo lugar se sitúan los monetarios y de renta fija (22,1%) donde Valencia alcanza el 23,2%. En renta variable, con una media de 14,7%, Alicante se sitúa a la cabeza (16,9%). Los garantizados representan el 12,1%, sobresaliendo Castellón con un 12,9%.

No obstante, pese a que el capital invertido en estos instrumentos es más del doble, el valenciano tiene «cierta inclinación al ahorro inmobiliario y la inversión en depósitos», según Manrique. Así pues, mientras que el patrimonio valenciano equivale al 16% de su PIB, la media estatal copa el 22% del PIB nacional. Es decir, pese a la evolución positiva de los fondos, la Comunitat no se sitúa entre las autonomías más proclives a esta vía.

«Es cierto que el valenciano tiene cierta predilección por la cuenta bancaria, por el depósito, por este apego al ahorro inmobiliario. Por ejemplo, la Comunitat no es la que más destaca en la ratio de fondos sobre depósitos», comenta Manrique. En ese sentido, los fondos de inversión alcanzan sólo el 17,7% del volumen en depósitos, que en la Comunitat es de 102.020 millones de euros. Por su parte, la tasa estatal llega hasta el 22,1%.

«Valencia tiene más capacidad de inversión que otras comunidades pero en lugar de dirigirlo a productos financieros, lo dirigen más hacia el ahorro inmobiliario que a fondos. Hay recorrido todavía para los fondos en la Comunitat», añade el director del Observatorio Inverco, que compara la región valenciana con Navarra, donde los fondos representan ya la mitad del patrimonio existente en los depósitos.

Sin embargo, llama la atención que el perfil del inversor valenciano no es precisamente el más conservador. «El partícipe valenciano que se decide por fondos es más dinámico y arriesgado que otras comunidades. El problema es que hay ahorradores que no se han atrevido a dar el paso a meterse en fondos de inversión. Al ahorrador valenciano le falta ese pequeño aliciente para buscar un valor extra», matiza.