Óscar Hernández, acortar distancias

Óscar Hernández, acortar distancias
LP

Es el director territorial de Sareb en Comunitat Valenciana y Murcia | El 'banco malo' quiere controlar de cerca la venta de sus activos y el desarrollo de sus promociones valencianas con su nueva delegación

Á. M.

valencia. El 'banco malo' quiere cambiar de papel en la película. La Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb) lleva a la práctica un cambio de estrategia con el que rentabilizar mejor la cartera de inmuebles, solares y créditos morosos procedentes de la banca española con la que se constituyó en 2012. Ante los magros resultados de las ventas de activos que se han producido hasta ahora y las rebajas de hasta un 60% de valor que les ofrecen ya los potenciales compradores, el presidente de la entidad, Jaime Echegoyen, lo tiene claro: «en vez de malvender carteras, hemos de centrarnos en la venta de activos y promociones y bajar la venta de préstamos».

Esto se ha traducido en el desarrollo de promociones sobre suelo propio, la venta a través de comercializadoras como Altamira, Haya, Servihabitat y Solvia de viviendas una a una y la ejecución de préstamos moroso: si alguien no ha pagado en nueve o diez años, se acabó el esperar porque no va a pagar nunca, asegura Echegoyen.

También está desarrollando acuerdos con ayuntamientos y comunidades autónomas para convertir en viviendas sociales parte de sus activos. Esto es lo que establecen los 11 acuerdos regionales y otros tantos municipales que lleva firmados la entidad, sólo uno de ellos en territorio valenciano, concretamente Elche. Con la Generalitat está negociando el traspaso de 2.000 viviendas, la mitad de las cuales son la que tienen registradas como okupadas. En principio Sareb tendría que desalojarlas, pero prefiere que sean los servicios sociales quienes asuman el control y el Consell decida qué hacer con esas familias.

Esta nueva manera de trabajar, que obliga a controlar de cerca la actividad de las empresas contratadas para labores constructivas y de venta, es complicada de ejecutar a distancia y por eso se ha abierto la oficina territorial de Sareb para la Comunitat Valenciana y Murcia, que concentra el 20% de los activos. 24.712 inmuebles (unos 10.000 viviendas y el resto, trasteros y garajes) por un valor nominal de 1.871 millones de euros; y 2.807 millones de euros sobre el papel en préstamos con 46.360 garantías.

Al frente de esta oficina ha sido designado Óscar Hernández, un directivo que cuenta con una experiencia de más de quince años en el sector inmobiliario en diversas compañías. Licenciado en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad CEU-San Pablo, con Programa de Gestión e Inversión Inmobiliaria de la misma universidad, desde 2013 ha trabajado en Sareb, y hasta su nombramiento dirigía el área de Información y Análisis de Negocio durante más de dos años.

Ante de eso, pilotó la dirección del departamento de Análisis de Portfolio y Pricing y tuvo responsabilidades en el departamento de Venta Institucional. De forma previa a Sareb, fue Investment Manager en uno de los vehículos de inversión de Zaphir, gestora de inversiones del Grupo Aguirre Newman, así como director de Residencial y Gestión de Promociones en Aguirre Newman.

La Sareb ha vendido en la Comunitat desde 2012 un total de 9.840 inmuebles por un valor de 880 millones, reduciendo un 43% la cartera de préstamos y un 13% el número de deudores. Además, mantiene en alquiler 2.650 inmuebles, de los que 1.150 son viviendas (524 de ellos en Castellón, 518 en Valencia y 108 en Alicante).

En lo que se refiere a los préstamos, el 60% de los activos de la sareb en la Comunitat lo son, aunque el cambio de actitud ya ha hecho que se conviertan en 356 propuestas en el primer trimestre del año, bien para ejecutarlo o bien para respaldar sacarlos adelante.

La promoción inmobiliaria ha hecho que se destinen al territorio valenciano 236 millones de euros, de los que 161 millones van para promover a través de Árqura Homes 1.433 viviendas por 161 millones hasta 2027. Ya directamente a través de Saber se prevén 640 viviendas por 37 millones. La mayoría del capital de la Sareb está en manos privadas (bancos y aseguradoras), si bien el 45,9% pertenece al Estado a través del FROB.