Dos operadores distintos en cuatro años y vuelos 'low cost'

Á. M. VALENCIA.

En abril de 2014 el consejo de administración de Aerocas, sociedad pública propietaria del aeropuerto de Castellón, adjudicaba la gestión de la instalación, finalizado desde 2011, a la compañía francesa SNC-Lavalin. El contrato fijaba un periodo de vigencia de 20 años, durante los cuales Aerocas dotaría en los nueve primeros al adjudicatario con un máximo de 25 millones de euros, con un límite de 4,5 millones anuales.

Las tornas se volverían a partir del momento en el que la instalación superara los 1,5 millones de pasajeros y el Consell comenzara a percibir ingresos. Sin embargo, en 2017 recibió a 144.000 pasajeros y el año anterior 122.000 a través de las conexiones de Ryanair a Reino Unido y algunos destinos balcánicos. Por otra parte, la propiedad cambió de manos en enero de 2017, cuando Edeis compró éste y otros 19 aeródromos a la SNC-Lavalin y en este periodo ha estado valorando qué hacer con él.

 

Fotos

Vídeos