El operador del aeropuerto de Castellón lo devuelve al Consell al incumplir expectativas

El presidente Puig saluda a las brigadas del incendio de Llutxent en el aeropuerto de Castellón. / EFE
El presidente Puig saluda a las brigadas del incendio de Llutxent en el aeropuerto de Castellón. / EFE

La sociedad pública Aerocas tendrá que asumir la gestión directa en 2019, mientras se barajan otras soluciones

Á MOHORTE VALENCIA.

Vuelven las turbulencias en la gestión del aeropuerto de Castellón. La compañía francesa Edeis, gestora del aeródromo de Vilanova d'Alcolea, ha llegado a un principio de acuerdo con la Generalitat para dejar la instalación 15 años antes de que expirase la adjudicación que llegó a sus manos de su concesionaria original, SNC-Lavalin Aéroports, al comprarla junto a la de otros 18 aeropuertos.

El acuerdo de divorcio, anunciado por el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, y que todavía tiene que concretarse en sus últimos detalles, recoge el traspaso de los mandos en 2019 de la instalación a Aerocas, la sociedad pública propietaria. Las razones alegadas por la compañía es el incumplimiento de las expectativas al no poder sacarle rentabilidad.

A su vez, la Generalitat destaca lo costoso del cumplimiento del convenio a 20 años firmado por el anterior gobierno y que incluía el desembolso de hasta 25 millones de euros en nueve años de los que ya se han desembolsado 17,5 millones hasta 2018. Esto incluye el convenio y las horas extras para no perder las conexiones que mantiene con Ryanair y le permiten seguir con actividad, ya que sólo tenía que tenerlo abierto 10 meses al año, cinco días a la semana y ocho horas al día.

El mantenimiento ha tenido ya un coste de 17,5 millones de dinero público entre 2015 y 2018

Aunque Edeis podía haber pedido la rescisión del contrato a finales 2018, sin necesidad de indemnizar al Consell, y obligar a un nuevo concurso público con unas bases distintas, la solución finalmente pasa por seguir operando y cobrando en 2019 para dar tiempo a buscar una solución.

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, aseguró al anunciarlo ayer que Edeis «se desvinculará» de la gestión «por falta de entendimiento en cuanto a los objetivos» y consideró que el aeropuerto se consolidará a través de Aerocas y así garantizará «su desarrollo futuro de la manera más eficiente posible, sin desaprovechar recursos». El presidente aseguró que actualmente la Generalitat está «en plenas negociaciones» con el gestor público Aena, que en su día rechazó hacerse cargo de él, y con Fomento, ya que quiere que el operador aeroportuario «participe de alguna manera, pero vamos a ver cómo».

En todo caso, pide «más compromiso» al Gobierno central. «Hemos pedido en reiteradas ocasiones que la línea Castellón-Madrid se declare de interés general», incidió, ya que cree que es «la manera de poner al aeropuerto de Castellón en el mapa» y apuntó que espera que el nuevo Ministerio de Fomento «dé por buena esta situación».

Respecto al estado económico del recinto, el jefe del ejecutivo aseguró que se ha logrado sacar de la «quiebra absoluta» al aeropuerto, con una deuda de 150 millones de euros, e insistió en que las intenciones del gobierno autonómico son «pasar de un aeropuerto ridiculizado a buscar una situación de normalización» y, para ello, «se ha lanzado una nueva dinámica de gestión razonable y claramente adosada a los objetivos».

Sobre la posible venta a compradores extranjeros, Puig reconoció que «no hay ninguna oferta en firme» aunque señaló que «siempre hay conversaciones y estamos dispuestos a escuchar siempre y a buscar la máxima rentabilidad, intentar sacarle el máximo provecho posible».

Por contra, el presidente de la Diputación de Castellón, el popular Javier Moliner, apoyó que la instalación sea finalmente gestionada por Aena y advirtió que esta decisión es «la crónica de una muerte anunciada, puesto que este Gobierno nunca ha creído en este sistema de gestión para el aeropuerto de Castellón».

Más

Fotos

Vídeos