El negocio de la energía renovable repunta en la Comunitat y prevé captar 5.000 millones

Atitlan constituye cuatro sociedades para desarrollar proyectos y Fernando Roig impulsa nuevos parques eólicos en Requena

Á. M.

Valencia. El presidente de la asociación de empresas de energías renovables de la Comunitat (Avaesen), Marcos Lacruz, no duda en hablar de una eclosión de las renovables. El abaratamiento de los materiales para la instalación de placas fotovoltaicas y el corto periodo de maduración para obtener resultados ha disparado las previsiones de inversión, que han pasado en un año y medio de esperar entre 1.000 y 1.500 millones a situarse en 5.000 millones para la Comunitat.

El previsible impulso de los vehículos eléctricos hace prever un incremento de la demanda que no podrá cubrirse con la energía nuclear, cuyas centrales han visto adelantarse su plazo de desaparición. En todo caso, Lacruz advierte que es necesario que se agilicen los tiempos de tramitación administrativa, evitando que se reclame la solicitud de interés comunitario para instalaciones de menos de 5.000 megavatios.

En todo caso, el crecimiento del negocio en la Comunitat se ha evidenciado con las decisiones de algunos primeros espada del sector. Ese es el caso de Fernando Roig, que ha suscrito un 'préstamo verde' (green loan) de 237 millones de euros concedido íntegramente por CaixaBank para refinanciar los proyectos pendiente de desarrollo en la Comunidad Valenciana de su empresa Renomar. Se trata de la zona de Requena, donde fue beneficiado de adjudicaciones, pero todavía no las ha explotado.

Por su parte, Atitlan Grupo Empresarial, la sociedad de inversión de Artiza Rodero y Roberto Centeno, yerno de Juan Roig, ha constituido una serie de sociedades de inversión en producción de energía eléctrica en las últimas semanas. Se trata de Dugong Invest, Diceros Invest, Chelonia Invest y Diceros Capital, que prevé activar en breve.