La naranja de Egipto come el mercado europeo a la española de marzo a junio

Reparto gratuito de naranjas, a cargo de AVA-Asaja, en febrero pasado, en protesta por los bajísimos precios en el campo. / JUANJO MONZÓ
Reparto gratuito de naranjas, a cargo de AVA-Asaja, en febrero pasado, en protesta por los bajísimos precios en el campo. / JUANJO MONZÓ

Un informe de AVA-Asaja y la Politécnica prueba ante Bruselas que los citricultores europeos pierden terreno frente a las importaciones de terceros países

V. LLADRÓ VALENCIA.

La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-Asaja) ha llevado hasta la Comisión Europea los datos (de la propia Administración pública) que prueban que las importaciones citrícolas de países terceros les están comiendo el terreno a las producciones de naranjas y mandarinas de España y en el propio mercado europeo. Los responsables de dicha formación agraria han expuesto en Bruselas un informe elaborado con las aportaciones de tres destacados profesores de la Universidad Politécnica de Valencia (Raúl Compés, José María García Álvarez-Coque y Víctor D. Martínez), quienes han basado su reciente trabajo en informaciones estadísticas oficiales.

El documento, entregado a Miguel Ceballos, jefe de gabinete adjunto de la comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmström, indica que durante los meses de marzo, abril y mayo de 2018 «la presencia de naranjas originarias de Egipto en el mercado comunitario creció un 10,7%, un 16,9% y un 12%, respectivamente», en comparación al promedio de sus envíos a la UE entre los años 2012 a 2015, y que, en paralelo, durante los mismos meses, la comercialización en el mismo mercado comunitario de cítricos de la UE (la mayoría de España) «sufrió un descenso del 10,1% en marzo, del 17,5% en abril y del 12% en mayo»

Como se puede apreciar se trata de unos términos porcentuales prácticamente equivalentes: lo que dejan de vender los citricultores europeos, por lo que crecen los egipcios.

Los envíos de Sudáfrica a la UE restan cada vez más ventas españolas de cítricos en verano y otoño

Con Sudáfrica ocurre algo similar; en este caso centrado en el otro 'lado' de la temporada citrícola, al inicio, entre verano y principios de otoño. Señala el informe que, en 2018, «sus exportaciones de mandarinas rumbo a Europa crecieron un 14,6 en julio, un 24,8% en agosto y un 9,5% en septiembre respecto al promedio de los años 2012-2015», mientras que las primeras mandarinas españolas y del resto de la UE vieron reducirse su cuota de mercado un 3,7% y un 8,1%, respectivamente, en septiembre y octubre, periodo en el que entran en campaña.

Cristóbal Aguado y Juan Salvador Torres, presidente y secretario general de AVA-Asaja, han señalado que la reunión con Miguel Ceballos y su equipo «ha sido muy fructífera, se han mostrado muy receptivos y parece que la Comisión Europea asume al fin que el sector citrícola está en crisis y ahora corresponde documentar correctamente su magnitud y alcance con datos objetivos en la mano».

Los responsables de AVA representaban también a la organización estatal Asaja y contaron con la colaboración del responsable de frutas y hortalizas del Copa-Cogeca, Daniel Azevedo, planteando a la Comisión que el sector citrícola «sufre graves distorsiones causadas por la política comercial de la UE» y que el problema irá a más si no se ataja su origen.