Más de la mitad de pagos entre empresas se realizan fuera de plazo

La impuntualidad aumenta y los negocios valencianos superan ya los trece días de demora media, según un estudio de Informa D&B

I. HERRERO

Apenas el 47% de los pagos empresariales se realizan de forma puntual en la Comunitat Valenciana, lo que implica que más de la mitad de las facturas se amontonan, pendientes de cobro, una vez superado el plazo que se acordó.

Así lo recoge el último estudio de Informa D&B, filial de la Compañía Española de Seguros de Crédito a la Exportación (Cesce), que sitúa en algo más de trece días la demora media de pago en la Comunitat al cierre del pasado ejercicio, ligeramente por encima de un año antes. En el primer trimestre de 2018, el retraso en los pagos empresariales descendió de trece días a 11,91, para crecer después a 12,53 días y acabar cerrando el año en 13,09 días.

Esa negativa evolución de la puntualidad de pago en las transacciones comerciales se produce en un contexto de empeoramiento en este ámbito desde 2017, tanto en el global nacional como en la Comunitat, donde más de la mitad de las transacciones comerciales (55,37%) se pagaban entonces en tiempo y forma, según datos facilitados a LAS PROVINCIAS desde Informa D&B.

Desde el cuarto trimestre de 2017, de hecho, el retraso medio de pago empeoró en todas las autonomías, salvo en Melilla, hasta cerrar el último trimestre de 2018 en niveles superiores a los de un año antes.

Los mayores incrementos, según detalla el informe, corresponden a Ceuta, Melilla y Baleares, que elevaron la demora media en los pagos empresariales en 4,66 días, 3,64 y 2,57 días, respectivamente.

Sólo Ceuta superó los veinte días de demora media en el cuarto trimestre de 2018, seguida de cerca por Melilla y Canarias y, a mayor distancia, por Extremadura (16,74), Andalucía (16,03) y Madrid (15,81), dos días y medio por encima de la media nacional. A su vez, las empresas catalanas pagaron con 11,61 días de retraso, frente a los trece días de las valencianas. La que mejor se comporta es Navarra, con 9,25 días.

En España, el 55% de las empresas reconoce haber sufrido impagados en 2018, por encima del 52% del año anterior, según Informa D&B, que señala que el importe de los impagados es inferior al 5% de la facturación en el 91% de los casos.

La filial de Cesce cifra en 1.791 millones el coste de los retrasos de las mercantiles en apenas tres meses

En la sexta edición del libro 'Análisis del comportamiento de pagos empresarial', la filial de Cesce indica que sólo un 14% de los empresarios aplicó intereses de demora el año pasado, dos puntos porcentuales por encima del año precedente, mientras que cerca del 46% de los empresarios encuestados opina que la aplicación de un régimen sancionador ayudaría a mejorar el cumplimiento de los plazos de pago.

Tendencia negativa

Según la directora de Estudios de Informa D&B, Nathalie Gianese, «el comportamiento en los pagos de las empresas españolas comenzó a empeorar en el último trimestre de 2017 y ha seguido esta tendencia en 2018, cerrando el año con un retraso medio en los pagos superior, de 13,30 días, en línea con la media europea».

En este sentido, el informe añade que el plazo medio pactado para abonar las facturas y el periodo medio de pago efectivo también se incrementan en 2018 en España, quedando en 74,85 días y 88,16 días, respectivamente. En conjunto, según el informe, los retrasos de las empresas supusieron un coste directo para el tejido empresarial de 1.791 millones de euros en tan sólo los tres últimos meses del año.

Más de la mitad de las empresas que tuvieron impagos en 2018 ya habían registrado algún pago a más de 30 días en 2017, de los que el 67% superaba los 90 días de retraso.

Las compañías achacan la situación a causas de índole financiera o administrativa

En cuanto a la causas más frecuentes de las demoras, el 38% de los encuestados aduce motivos de tipo financiero, mientras que el 29% cree que los problemas son de origen administrativo. Además, un 23% los empresarios opina que se trata de demoras intencionadas.

Por otro lado, la situación económica general y encontrar nuevos clientes, con un 29%, desbancan a la aparición de nuevos competidores como principales problemas que enfrentan las empresas, citada por un 24% del total. Por su parte, la morosidad preocupa al 7% de los encuestados.

El estudio también constata que se mantiene una dicotomía entre norte y sur en el comportamiento de pagos de las empresas españolas, aunque el retraso medio aumenta en la mayoría de las autonomías.

En concreto, Aragón, Cantabria, Castilla y León, Navarra, Asturias, La Rioja, País Vasco y Galicia presentan una mayor proporción de pagos puntuales, todas ellas por encima del 50%. La Comunitat sale del grupo con mejor comportamiento en pagos empresariales, con ese 47%, mientras Madrid, Ceuta, Melilla y Canarias tienen las cuantías de pagos puntuales más reducidas, 39%, 38%, 35% y 34%, respectivamente.

La Administración, la peor

Por sectores, la Administración mantiene el peor comportamiento en este ámbito, con una media de 22,49 días de retraso, superando los 18,96 de hostelería. En el caso opuesto, están la industria, con 10,95 días, y el comercio, con 12,41 días. El incremento más importante es para sanidad, que suma 3,46 días.

En cuanto al tamaño de empresa, las micro y pequeñas empresas pagaban con mayor puntualidad que las medianas y grandes, el 53% y el 46% en el caso de las primeras frente al 27% y 13% de las segundas.

Según el informe, en comparación con el año anterior el periodo medio de retraso se ha incrementado para las empresas de cualquier tamaño. El más corto es para las pequeñas, 11,15 días, las medianas se demoran 12,95 días de media, las micro 14,72 días y las grandes son las que más se dilatan, 15,33 días.