«Hay que mirar la eficiencia del gasto público y luego ver si se tocan impuestos»

Ignacio de la Torre, economista jefe de Arcano y fundador de Financieros sin Fronteras. / manuel molines
Ignacio de la Torre, economista jefe de Arcano y fundador de Financieros sin Fronteras. / manuel molines

El experto critica que el Gobierno haya recurrido al incremento fiscal para recaudar más fondos en lugar de mejorar las cuentas Ignacio de la Torre Economista jefe de Arcano y fundador de Financieros sin Fronteras

ELISABETH RODRÍGUEZ VALENCIA.

El economista jefe de Arcano, Ignacio de la Torre, señala como uno de los retos principales del Estado el equilibrio de sus cuentas. Sin embargo, considera que el método del Gobierno no es, precisamente, el más idóneo. «Habría sido muy sano mirar el gasto público antes de lanzarse a incrementos fiscales», señala el experto, quien fundó la ONG Financieros Sin Fronteras, presidida por Guillermo de la Dehesa, asesor internacional de Goldman Sachs y consejero independiente del Banco Santander. Tras su visita a Valencia para presentar las perspectivas de la economía global, De la Torre asegura que, pese a los vaivenes políticos, la economía española pasa por buen momento y le «esperan años muy dulces».

-El panorama político español se presenta caliente con el calendario electoral y el conflicto catalán. ¿Considera que influirá de manera significativa en la economía?

-No creo que influyan los vaivenes políticos. El PIB de Cataluña crece en línea con el crecimiento del resto del país, a un 2,5%. Las empresas miran si va a haber demanda y consumo a la hora de realizar inversiones. Al invertir se genera empleo y, con ello, aumenta el consumo. La gente sobreestima la influencia de la política en la economía. En el periodo en el que España no tenía Gobierno, creció.

LAS CLAVES«El riesgo de recesión está en EE UU para el año 2020, además de la que amenaza en China» «Los españoles rinden el doble de lo que cuestan; hay margen para aumentar los salarios» «Cuantas más compañías medianas y grandes haya, habrá menos economía sumergida. Hay que crecer» «La gente sobreestima la influencia de la política. Cuando España no tenía Gobierno, creció»

-¿Cree que es el momento para subir impuestos?

-España tiene un problema estructural, la Administración gasta 25.000 millones más de lo que ingresa y eso hay que afrontarlo antes o después. Primero, habría que mirar la eficiencia del gasto público, una vez haces eso, puedes tocar algún impuesto. Habría sido muy sano mirar el gasto público antes de lanzarse a incrementos fiscales. Además, España sigue teniendo una economía sumergida de 17 puntos del PIB, cuando en otras economías es del 10. Cuantas más compañías medianas hay, menos economía sumergida existe. Es frecuente encontrar más personal en negro en empresas pequeñas, por lo que hay que incentivar el crecimiento de las pymes.

-¿La desaceleración económica es la antesala de una recesión próxima a nivel global?

-La recesión es que la economía se contrae durante dos trimestres, eso es lo que ocurre en Italia. A su vez, no hay que confundir eso con una gran recesión, ya que para ello habría que combinar también una crisis inmobiliaria y financiera. En España nos esperan años muy buenos, va a ser de las pocas economías occidentales que aguanten bien. El riesgo de recesión está en EE UU en 2020, mientras que se espera una gran recesión en China.

-¿Y eso no perjudicará también a la economía española?

-No hay riesgo de contagio. Si China tiene un problema grave, a España nos afectaría con una décima menos en nuestro crecimiento. La recesión china afectará sobre todo a países emergentes.

-¿Cuántos años de crecimiento le augura al sector inmobiliario?

-Va a seguir muy fuerte, sobre todo porque los tipos no se subirán hasta mediados de 2020. Además, se elevan los sueldos sin que haya mucha inflación, lo que dará poder de compra. Los años que nos esperan en España son muy dulces. Antes crecía con deuda masiva y eso no era sostenible. Ahora crece a un menor ritmo, al 2,5%, pero la suma de toda la deuda de familias, empresas y Gobierno está bajando en porcentaje de PIB. Encima no dependemos de dinero extranjero.

-¿Cómo valora la subida del SMI? ¿Hasta qué punto afecta al empleo?

-Sí va a afectar, el debate es cuánto. Ahora está creciendo el empleo y la economía española pasa por un buen momento. El principal viento de cola es que se suban los sueldos. Es muy necesario para aminorar las lacras sociales que han surgido con la crisis.

-¿Tienen margen las compañías para incrementar el SMI?

-Al fin y al cabo, tu sueldo depende de tu productividad. Un español cuesta 22 euros la hora y seis euros es lo que contribuye a la Seguridad Social. Sin embargo, produce 40. Es decir, los españoles rinden el doble de lo que cuestan, hay margen para subir salarios. Los franceses producen 50, pero cuestan 40. Eso nos indica que tenemos mucho margen para subir sueldos y seguir teniendo ventaja competitiva. En España, los sueldos son muy bajos para lo que producimos. Además, el consumo es el 56% del PIB, por lo que la subida será muy buena para el principal motor de la economía. Los sueldos cuestan subirlos porque hay gente en la calle dispuesta a hacer lo mismo por menos. Pero con ese incremento, la gente consumirá más y las compañías ganan más.

-¿Qué más previsiones maneja a nivel global para este año?

-El segundo problema es que se ha inyectado mucho dinero y hay que ver qué sucederá cuando se empiecen a retirar esos estímulos, algo que con un mercado caro supone muchos riesgos. Es muy fácil gestionar cuando todo sube.

-¿La guerra comercial entre EE UU y China está cerca de terminar?

-China al final cederá a las demandas americanas. Va haber un proceso contrario a la deslocalización y se va a regionalizar la cadena de suministros. Por otro lado, Trump está amenazando al automóvil europeo también.