Miles de agricultores ignoran que están obligados a cuidar 'elementos del paisaje'

El terraplén de la izquierda separa dos bancales y lo han catalogado 'elemento del paisaje'. / I. marsilla
El terraplén de la izquierda separa dos bancales y lo han catalogado 'elemento del paisaje'. / I. marsilla

Agricultura cataloga, sin informar ni dar audiencia a los afectados, infinidad de ribazos o rocas que no se pueden tocar en medio de los cultivos

V. LLADRÓ VALENCIA.

Santiago tiene un campo de naranjos que está separado del de al lado, que es de un familiar, por un terraplén. Ahora tiene ocasión de adquirir esa parcela vecina y juntar ambas, siguiendo los consabidos criterios de conseguir una explotación más viable y competitiva. Pero al iniciar el 'papeleo' previo se ha encontrado con la sorpresa de que le han dicho que ese terraplén, que es suyo y no es más que el linde con un pequeño desnivel, no se puede suprimir, porque está catalogado en el SIG-PAC (Sistema de Información Geográfica de la Política Agrícola Común) como un 'elemento del paisaje'. Con lo cual Santiago se ha quedado 'de piedra', sin entender nada.

El caso de Santiago se repite por toda la geografía rural. Miles de agricultores valencianos ignoran que están afectados por situaciones similares; sobre el papel quedan obligados a cuidar de 'elementos del paisaje' que se encuentran en sus campos de cultivo, pero ellos no lo saben. Nadie les ha informado, ni les ha dado audiencia, ni ha tenido en consideración los derechos de propiedad que se ven limitados.

Son decisiones que se han adoptado a espaldas de los propios interesados, sin seguirse más procedimiento que el de plasmar en el sistema informático del SIG-PAC la catalogación correspondiente. Pero conocer tal cosa no está habitualmente al alcance de la gran mayoría de los agricultores, ni siquiera son datos accesibles con solo abrir el mapa y buscar una parcela concreta. Es menester dominar el sistema y 'pinchar' en las pestañas adecuadas para conseguir la información correspondiente, y eso es evidente que no se efectúa a diario ni lo saben hacer muchos. Ni tienen por qué ir sospechando de oficio.

Para mayor complicación, los responsables de la PAC en la Conselleria de Agricultura se esfuerzan en recomendar a los técnicos que realizan las solicitudes anuales de las ayudas de la PAC que se tengan muy en cuenta esos 'elementos del paisaje', advirtiendo que quienes los toquen o alteren serán penalizados, aunque nadie les haya dicho en ningún momento a los dueños que les aplicaban tal restricción, ni les preguntaron su opinión al respecto, dándoles la opción de alegar. Nada, imposición porque sí, recurriendo a que «lo dice el real decreto».

A todo esto, no se crean que esos teóricos 'elementos del paisaje' que proliferan en la pantalla del SIG-PAC incluyen sólo grandes cosas que merezcan protegerse; la inmensa mayoría sólo son márgenes de parcelas, montones de piedras, terraplenes con un par de aliagas, ribazos, rocas aisladas... Sin embargo no se incluyen construcciones antiguas o algibes históricos. Es de lo más absurdo, incluido el silencio alrededor.