Mercadona prevé comprar al menos 136.000 toneladas de patatas españolas, un 10% más

Recolecta de patatas en Benicarló (Castellón)./LP
Recolecta de patatas en Benicarló (Castellón). / LP

La época de recolecta empieza en abril y acaba en el mes de noviembre

R. E.Valencia

Mercadona comunicó ayer el inicio de la campaña de patatas de proximidad en todos sus supermercados de España. Para este año 2017, la firma valenciana prevé comprar más de 136.000 toneladas de tubérculos procedentes de Castilla y León, Región de Murcia, Castilla-La Mancha (Albacete), Andalucía (Sevilla y Huelva), País Vasco (Álava), Baleares o Canarias. Esto supone un incremento del 10% respecto a la campaña anterior.

Desde que se inicia la época de patatas de origen nacional entre abril y mayo, hasta el mes de octubre o noviembre -oscila según la temporada-, hay patatas en Mercadona origen España, según explica la firma.

El 80% del total de patatas que vende la mercantil de Juan Roig son de distintas zonas productoras españolas. «Mercadona únicamente importa patatas de otros orígenes entre los meses de octubre-noviembre y abril-junio debido a que durante estos meses la producción en España es insuficiente o no se ajusta a los requisitos que solicitan nuestros clientes», explica la compañía en su página web. En este sentido, una vez se inicia la campaña nacional, la compañía ofrece patatas españolas.

Se da la circunstancia de que hace dos semanas, la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-Asaja) denunció que el hundimiento de los precios de cebollas y patatas está llevando a los productores a destruir cosechas debido a que ni siquiera permiten cubrir los gastos de recogida o transporte. Según la organización, las importaciones de patata, esta vez de origen francés, han inundado los lineales de los supermercados hasta tal punto que «no dejan apenas hueco para la producción valenciana». Este hecho cuenta con el agravante añadido de que la patata francesa «ha estado almacenada en cámaras de refrigeración durante los meses de invierno» y, por tanto, cuenta con unos «parámetros de calidad peores». «O los políticos se ponen al lado de los agricultores y empiezan a trabajar o las cifras de abandono de tierras no dejarán de aumentar en la huerta valenciana», afirmó el presidente de la asociación, Cristóbal Aguado.