Luis Martí: «Salirse del Imserso en bloque es arriesgado y cada empresa debe tomar su decisión»

Luis Martí, presidente de la Confederación de Empresarios Turísticos de la Comunitat. / lp
Luis Martí, presidente de la Confederación de Empresarios Turísticos de la Comunitat. / lp

El presidente de la Confederación de Empresarios Turísticos de la Comunitat Valenciana lamenta que las reivindicaciones del sector no hayan sido atendidas y exige coordinación entre diputaciones para acabar con el intrusismo

ELISABETH RODRÍGUEZVALENCIA.

En pleno pulso entre los hoteleros y el Imserso por los bajos precios que reciben, también con el Consell las principales reivindicaciones del sector turístico vuelven a caer en saco roto. El presidente de la Confederación de Empresarios Turísticos de la Comunitat (CET-CV), Luis Martí, lamenta que el nuevo Ejecutivo valenciano siga sin contar con una Conselleria de Turismo, a pesar de la importancia de esta actividad para la economía de la región.

-¿Qué balance hace de la pasada legislatura y qué opinión le merece el nuevo Consell?

-Se pusieron los mimbres para que el sector funcionara mejor con la nueva Ley de Turismo, pero queda desarrollarla bien. En cuanto al nuevo Consell, lo primero que lamentamos y no entendemos es que no se haya creado una Conselleria de Turismo. Esa era una de nuestras reivindicaciones, no puede ser que este sector, con la aportación que tiene para el PIB de la Comunitat, no cuente con una conselleria. No obstante, por otro lado, valoramos positivamente el papel que ha realizado Francesc Colomer como secretario autonómico de Turismo. A esto añadimos nuestra petición de que hay que acabar con la descoordinación entre diputaciones.

-¿Hay realmente una alarma en el sector por la caída de turistas internacionales?

-El que se alarme de lo que está ocurriendo ahora es que no está bien informado. El verano 2017 fue récord de visitantes extranjeros en la Comunitat, fue el año en el que hubo atentados en otros destinos y advertimos que gran parte del turismo era prestado. No es que hayan caído los turistas internacionales, es que tuvimos prestados en 2017. No obstante, las cifras en las que estamos son positivas. Volvemos a una situación de mayor normalidad.

-¿Qué problemas afronta el sector en la Comunitat?

-Uno los principales problemas del turismo en general es la autocomplacencia. Pensar que todo va bien por inercia, pensar que sin hacer nada van a seguir llegando el mismo número de turistas. Eso no es así, hay que impulsarlo. Lo importante de la Comunitat es la capacidad de mejorar la rentabilidad socioeconómica. Es decir, la capacidad de que a través del turismo haya una mejor sociedad, más multicultural, más rica y con mayor empleo. Caer en la autocomplacencia nos impide mejorar.

-¿Cómo valora el anuncio de Hosbec de abandonar el Imserso si no cambian las condiciones?

-La judicialización no es buena. Tiene que haber una negociación entre el Estado y los hoteleros. Es un programa que ahora mismo está obsoleto. Yo iría un paso más allá. No sólo revisaría precios, también las temporadas y los productos. Hay que hablar y negociar sobre cómo impulsar de verdad ese programa. Por otro lado, salirse de una forma colectiva es muy arriesgado, es decir, una organización no puede decirle a un empresario lo que tiene que hacer con su dinero. Yo conozco empresarios a los que sí les sale rentable, pero a otros no. Hacer un llamamiento a abandonar un programa tan importante no me parece lo mejor.

-¿Y cree que se ha combatido el intrusismo y se ha avanzado en la regularización de pisos turísticos?

-El intrusismo va mejor en la medida que se ha tomado conciencia. Hay que valorar que el Consell ha hecho una buena labor de concienciación, pero faltan inspectores y por mucha ley que haya, no se puede combatir bien sin el personal suficiente. En cuanto a los pisos turístico, consideramos que es una actividad económica, son empresarios y deben dar cuentas de ello a Hacienda, además de cumplir con las obligaciones administrativas. No les pedimos la misma normativa que a un hotel, pero tienen que cumplir con unos mínimos como el registro sanitario o el de policía. No peleamos por acabar con los pisos turísticos, sino por regularlos para que compitan legalmente.

-Se ha vuelto a poner encima de la mesa la posibilidad de una tasa turística...

-La tasa turística no me preocupa porque han hablado todos los partidos sobre ellos, ha opinado todo el mundo. Hay otro problema que me preocupa más, que es el atasco en el departamento de licencias de actividad, lo que está frenando inversiones en Valencia. Son empresarios que tienen hechas las inversiones y que no abren porque no tienen las licencias. Hay millones de euros invertidos atascados por problemas burocráticos. Yo no estoy diciendo que tengan que dar manga ancha para licencias, pero que digan con antelación si la van a dar o no.

-¿Cree que el 'brexit' supondrá un duro golpe para el turismo? ¿Qué propone para amortiguarlo?

-La solución es que la tarta de los países emisores sea más amplia, no depender tanto del mercado inglés. Si hay un 'brexit' duro habría problemas. Ahora mismo, no podemos decir que tenga una incidencia a corto plazo pero si prevemos que a medio y largo plazo sea una preocupación. El viaje les saldrá más caro, debido a los visados, la devaluación de la libra, además de que la sanidad ya no será lo mismo para ellos. Y luego, creo que hay que apostar por aquellos productos que tengan un valor añadido superior, como el turismo congresual y de negocios, el gastronómico, deportivo, cultural, rural y de interior...sin dejar de lado el sol y playa. El monocultivo en destino o en producto es malo. Por ahí es por donde hay que competir, por los atributos, no por precio.