Luis Chinchilla: «Confirmar la declaración de la renta apretando un botón siempre cuesta dinero»

El presidente de la Asociación Profesional de Asesores Fiscales de la Comunitat, Luis Chinchilla, durante la entrevista. / txema rodríguez
El presidente de la Asociación Profesional de Asesores Fiscales de la Comunitat, Luis Chinchilla, durante la entrevista. / txema rodríguez

Los expertos tributarios valencianos urgen a actualizar la legislación sobre el IRPF y otros impuestos porque «es muy antigua y compleja», asegura el presidente de la Asociación de Asesores Fiscales de la Comunitat

INÉS HERREROVALENCIA.

Los asesores fiscales reclaman seguridad jurídica y normativas claras. Su presidente, Luis Chinchilla, se muestra dispuesto a firmar un código de buenas prácticas para racionalizar la cooperación entre interlocutores tributarios y cumplir las obligaciones de comunicación que exigen las autoridades europeas en «operaciones donde se entienda que hay mecanismos fiscales potencialmente agresivos».

-¿Cuáles son los problemas más frecuentes en materia fiscal?

-El problema más acuciante es la falta de seguridad jurídica, la incertidumbre de no tener un horizonte sobre el que trabajar porque las empresas necesitan un entorno estable. A nosotros nos afecta por tener que estar encima de los cambios y a las empresas, porque a veces tienen que echarse atrás de sus decisiones porque la normativa es cambiante.

-¿Qué echa en falta por parte de la administración en ese sentido?

-Lo ideal sería trabajar con plazos más largos. Desde el punto de vista de los tributos, el IRPF se ha parcheado demasiado legislativamente, y hay una amalgama brutal de deducciones autonómicas que en valores absolutos no van a ningún sitio pero lo hacen todo complejo y denso. Se necesita una ley nueva del Impuesto sobre la Renta que resuelva los problemas actuales. Y la tecnología obliga a adaptar las leyes.

-¿Cómo deberían adaptarse?

-Convendría actualizar la legislación de tributos, que en general es muy antigua y compleja. Y no se trata de hacerlo para que nos dé trabajo, trabajo vamos a tener porque compleja será siempre. La gente dice que es fácil hacer la declaración de la renta, pero no cuesta nada tener un asesor fiscal como se tiene un dentista, y es más económico que hacer las situaciones de motu propio o con amigos y vecinos.

-Más económico, supongo, a la hora de evitar problemas con el fisco...

-Sí, eso siempre cuesta dinero. Es una locura apretar un botón a través de una 'app' y confirmar la declaración porque el contribuyente lo hace sin verificar ningún dato. Es el camino bonito y rápido, pero hay que sentarse a hacer la declaración, ver qué se tiene y analizar bien los datos fiscales porque siempre hay algo que añadir, quitar o modificar.

Las claves

Riesgos de la 'app':
«Hay que analizar bien los datos fiscales porque siempre hay algo que añadir, quitar o modificar»
Subida del salario mínimo:
«El IRPF se ha parcheado demasiado y la amalgama brutal de deducciones lo hacen todo complicado»
Ventajas territoriales:
«Los beneficios de Madrid invitan mucho a localizarse allí y está pasando, se vio con empresas catalanas»
Falsos autónomos:
«Falta una solución para #el emprendedor que no tiene ingresos suficientes para el coste del autónomo»

-¿Cómo afectan las diferencias tributarias entre autonomías, llegan a motivar cambios de domicilio?

-Afectan incluso los tributos locales, hay empresas con flotas que mueven la sede social a poblaciones donde el Impuesto de Vehículos no existe o es más económico, y también tienen en cuenta las bonificaciones en Actividades Económicas.

-¿Y entre comunidades, con ventajas fiscales como las de Madrid?

-Madrid, para los impuestos de Patrimonio, Transmisiones Patrimoniales, Sucesiones y también para los tipos de IRPF es una comunidad que invita mucho a localizarse allí, y está pasando. La mayoría de empresas catalanas que cambiaron de domicilio se fueron a Madrid, hay un efecto llamada porque cuando el 'staff' se tiene que mover, tiene en cuenta los beneficios que tendrá en Madrid y no en otras regiones.

-¿En qué situación está la Comunitat? El índice de la Unión de Contribuyentes la sitúa como la cuarta con mayor presión fiscal.

-Lo tiene crudo, gobierne quien gobierne. Sus recursos están muy limitados, no pueden rechazar el ingreso de ningún tributo y los suben, las tasas vuelan porque no hay margen de maniobra. Todo se soluciona con incentivar la actividad económica, la tarta está en el IRPF y el IVA, no en Sucesiones o Patrimonio.

-¿Y eso cómo se puede lograr?

-La clave es tener industria, condiciones de trabajo idóneas, sin trabas, certidumbre jurídica, el Corredor Mediterráneo... si eso funciona puedes bajar impuestos, yo me preocuparía de que creciera la población de la Comunitat, no al revés.

-¿Entiende las críticas del empresariado a medidas estatales como la subida del Salario Mínimo (SMI)?

-El empresario es el que invierte su dinero y hay que explicarle el motivo para subir el SMI porque es quien tiene que asumir ese coste. Una subida del 22% no se produce en ninguna empresa, es una brutalidad, y eso sí que provoca un efecto negativo porque las empresas que podrían contratar a más gente, no lo hacen, lo que frena su actividad.

-¿La problemática de los falsos autónomos es una mera cuestión de fraude, de falta de herramientas para ciertos perfiles o hay de todo?

-Son las dos cosas. Una empresa que tenga cien trabajadores y cincuenta sean autónomos que hacen lo mismo que los otros cincuenta, sí que veo que es un fraude a perseguir porque es competencia desleal para el que lo hace bien. Pero hay que darle una solución al emprendedor que no tiene ingresos suficientes para pagar el coste del autónomo, al fotógrafo que necesita facturar pero todavía no tiene un negocio recurrente. Y ver también cuánto debe pagar, por unas horas, alguien que trabaja en banca por la mañana y por la tarde hace un trabajo telemático.

-¿Ve factible mantener el sistema de pensiones actual? ¿Cómo?

-Se necesita una cultura tributaria de que se pagan impuestos para algo, y la actividad económica es parte de la solución, como la población, porque si hay empresas que no encuentran mano de obra, se irán. Las cotizaciones son cruciales y si se quiere crear un impuesto, que se diga.