Labora mantiene activa una oficina pese a conocer la toxicidad del aire

La oficina de Labora, antiguo Servef, en Burjassot. /Irene Marsilla
La oficina de Labora, antiguo Servef, en Burjassot. / Irene Marsilla

Un informe pedido por UGT detectó hongos y bacterias en el local de Burjassot donde una mujer se desmayó hace días por el calor

LAURA PAVÍA

La oficina Espai Labora de Burjassot, espacio del servicio público de empleo -antiguo Servef- dependiente de la Conselleria de Economía, mantiene sus puertas abiertas al público a pesar de tener acreditada la toxicidad del aire, por la contaminación de hongos y bacterias, según un informe bacteriológico solicitado por UGT.

Esa mala calidad ambiental, unida a las altas temperaturas por el mal funcionamiento del aire acondicionado, se relaciona con el desmayo sufrido por una usuaria en esa oficina de Labora la semana pasada.

Desde hace meses, los aproximadamente 35 funcionarios y funcionarias del centro remitieron múltiples quejas por las elevadas temperaturas que se alcanzan en la oficina, así como por problemas de irritación en las vías respiratorias y picores en ojos y garganta, según informan fuentes sindicales. Ante la falta de respuestas por parte de Labora, desde UGT se solicitó un informe urgente de calidad del aire. Los análisis bacteriológicos se llevaron a cabo el pasado 26 de abril y los resultados, de los que se destacan «los parámetros no conformes de hongos y bacterias en el aire», fueron remitidos a mediados de mayo al organismo público. Hasta la fecha, no obstante, la oficina de Burjassot sigue abierta.

El estudio detectó que el aire acondicionado del centro emite hongos y bacterias por encima de los valores máximos establecidos. A pesar de que estos se sitúan en 600 y 200 por metro cúbico respectivamente, su presencia se supera en toda la superficie, sobre todo en la sala de espera. Pero la administración no tomó medidas al respecto, ni advirtió a los ciudadanos que acceden a la oficina diariamente de las condiciones en las que se encuentra el aire.

Asimismo, las temperaturas del interior del centro se mantienen elevadas debido al mal funcionamiento del aire acondicionado, que llegaron a alcanzar los 28 grados centígrados durante esta semana, según aseguran fuentes sindicales.

Los empleados de la oficina en Burjassot del organismo que dirige Enric Nomdedéu denuncian que no se llevase a cabo una revisión de las instalaciones de aire . Según las mismas fuentes, los conductos no se han reformado desde su apertura hace cerca de 30 años.

El informe de calidad de aire interior emitido por una empresa especializada determina que la instalación no cumple con los requisitos mínimos de calidad ambiental. Así, los puntos de riesgo que destaca el informe son las mediciones de CO2 de la oficina, los controles de los conductos del aire acondicionado, los controles de microbiología y los de bacterias en el ambiente.

Según fuentes sindicales, el martes visitó la oficina la directora general de Planificación y Servicios de Labora, Eva Hernández, quien ofreció «instalar ventiladores y tres 'split' de aire acondicionado» y apuntó la intención de «desdoblar la oficina de Burjassot buscando nuevos locales». Estas medidas fueron recibidas por los trabajadores con decepción al considerar que no es una solución para el problema que se plantea. Fuentes de Labora aseguraron a LAS PROVINCIAS que la instalación de estos aparatos de aire es una medida temporal para tratar de rebajar las temperaturas de la oficina, ya que está en marcha el proceso de cierre de la oficina de Burjassot y su traslado a unas nuevas dependencias del mismo municipio. Desde el servicio público de empleo también informaron de la posibilidad de abrir una nueva oficina en Paterna.

Tras el incidente que tuvo lugar la semana pasada, fuentes sindicales alertan de que se puso en juego la vida de la usuaria de la oficina, cuyo estado actual desconocen.

Según indican, los agentes de la Policía que acudieron al centro advirtieron de que las condiciones son insalubres y recomendaron que la oficina cerrase sus puertas hasta que se adopten las medidas necesarias. En un informe sobre ese incidente, representantes sindicales instan a Economía a inhabilitar la oficina de Labora en Burjassot por ser un peligro para la salud pública.

Según señalan, es la primera vez que un sindicato pide que se cierren unas dependencias de la Generalitat por poner en riesgo la salud de sus usuarios. Hace dos años falleció una funcionaria de 43 años por problemas respiratorios en la oficina de Lliria, indican las mismas fuentes, pero no se llevó a cabo ninguna investigación para analizar la calidad ambiental a pesar de los problemas con las instalaciones del aire acondicionado.