Los juzgados advierten a José Pastor de que no manda en Urbem

El empresario se disputa la administración de la promotora con Carlos Turró en un largo proceso judicial con episodios de peleas y agresiones

Á. M. / E. R.VALENCIA.

Los juzgados recuerdan a José Pastor que no dispone de la vara de mando en la promotora Urbem. En concreto, el Boletín Oficial del Registro Mercantil (BORME) notificó ayer el dictamen emitido por el juzgado de instrucción número 12 de Valencia, en el que se indica a Pastor que debe abstenerse «de arrogarse la representación de la sociedad en cualquier tipo de actuación de manera provisional». Este auto judicial responde a la petición del administrador de la compañía, Carlos Turró, de suspender la junta convocada el pasado mes de septiembre por Pastor, cuyo objetivo era hacer valer su mayoría accionarial para cambiar de administrador único.

En ese sentido, Carlos Turró defiende que es el administrador único de la empresa y para ello transmitió al Registro Mercantil que también el Juzgado de lo Mercantil número 8 de Valencia reconoce que José Pastor no tenía capacidad para convocar la junta general de accionistas del pasado verano.

Con este último auto en la mano, Turró intentó acceder a la sede de la compañía acompañado de un notario para tomar posesión el pasado mes de septiembre. Fue entonces cuando el presidente de Cleop llegó a las manos con Tina Pastor -una de las hijas de José Pastor- al intentar acceder a datos de la promotora.

Cabe recordar que la Dirección General de los Registros y del Notariado estimó el pasado mes de febrero un recurso presentado por Carlos Turró que lo confirma como administrador único de la constructora Urbem desde el 3 de septiembre de 2018, cuando se celebró la junta general de esa sociedad. No obstante, Turró perdió la mayoría accionarial este año debido a que los Pastor compraron a CaixaBank varios créditos impagados de Cleop. De este modo, se cambiaron las tornas y ahora el 58% de las acciones de Urbem las ostenta la familia Pastor frente al 41% de Cleop.

Se trata de una guerra accionarial por Urbem que se inició en el año 2006. Esta disputa comenzó cuando el entonces consejero delegado de Banco de Valencia, Domingo Parra, convenció a José Pastor, dueño de Urbem, para que dejara entrar a Turró como socio. Desde entonces la familia Pastor asegura que la intención de Parra y Turró era quedarse con su empresa.