La Junta de la Albufera acusa al Consell de pasividad ante las quemas de paja de arroz

El presidente del parque natural advierte que los cambios masivos al riego por goteo tienen la parte negativa de reducir los aportes de agua al lago

V. LL. VALENCIA.

El presidente de la Junta Rectora del Parque Natural de la Albufera, Víctor Navarro, ha acusado a la Conselleria de Agricultura y Medio Ambiente de pasividad a la hora de afrontar los problemas relacionados con la quema de la paja de arroz y de ofrecer alternativas.

En una dura carta remitida a la consellera Elena Cebrián (con copias para los dos secretarios autonómicos del departamento y tres directores generales), Navarro advierte que «ya llevamos meses de retraso» y lamenta «el menosprecio demostrado hacia el papel de la junta rectora».

El presidente del parque natural muestra a la consellera su preocupación -y del resto de miembros de la junta rectora- por el tratamiento que se vaya a dar a la paja del arrozal tras la próxima siega. Por ello reclama «documentación con la propuesta de la conselleria» y, de optarse de nuevo por propiciar la quema, «informes técnicos sobre los problemas fitosanitarios que justificarían la autorización excepcional».

No obstante, en opinión de Navarro «resulta difícilmente explicable que no se pueda implementar ninguna de las medidas propuestas en las ayudas agroambientales antes de recurrir a la quema». Enumera diversas propuestas como secar la paja y retirarla antes de la inundación, enterrarla tras cosechar o «recircular el agua de la inundación post-cosecha». También recuerda que la viabilidad de retirar la paja «ha sido demostrada al menos en una proporción significativa», a través de las iniciativas del Ayuntamiento de Valencia (retiró 500 hectáreas), el banco de paja de Acció Ecologista-Agró (2.000), Federación de Cooperativas y Ayuntamiento de Sueca (2.000) y aprovechamientos ganaderos (200).

Por todo ello señala Víctor Navarro que «es sorprendente que desde la conselleria no se hayan impulsado más iniciativas en este sentido, lo que genera la impresión de que se están anteponiendo los intereses particulares a la salud de las personas y del medio ambiente». Resalta que el Consell no está actuando en consonancia con la importancia del Parque de la Albufera en los planos medioambiental, social, etnográfico e incluso como «atracción turística e imagen de la ciudad de Valencia», recordando que además «supone el medio de vida para miles de personas». Pero todo ello «no tiene un reflejo en las políticas del Consell, que apenas destinan presupuestos para la preservación de este Parque Natural». También culpa a la conselleria de la reducción «año tras año» de los aportes de agua dulce, problema que Navarro relaciona con «la modernización de los riegos de la Acequia Real del Júcar», ya que al pasar a regarse los campos a goteo deja de circular agua por las acequias.

Más

Fotos

Vídeos