La UE incentiva una viticultura más natural y a la vez rentable

Racimo de uvas en una moderna viña plantada en espaldera. / Unió
Racimo de uvas en una moderna viña plantada en espaldera. / Unió

Se busca mejorar una producción viable de vinos usando menos fitosanitarios y favoreciendo la biodiversidad La Unió coordina un grupo operativo en busca de alternativas

REDACCIÓN VALENCIA.

La Unió de Llauradors coordina un grupo operativo del Ministerio de Agricultura denominado '#Bioviti', que pretende «utilizar la biodiversidad como herramienta de competitividad para los viticultores». Otras entidades integradas en el grupo son la Asociación Galega de Cooperativas Agroalimentarias (Agaca), la DO Vinos Utiel-Requena, Fundación GlobalNature, Unión de Campesinos de Castilla y León (UCCL) y el Instituto Tecnológico de Galicia.

Los trabajos de este grupo operativo, que está financiado por la Comisión Europea, buscarán como favorecer la biodiversidad en la producción vitivinícola no sólo desde la perspectiva medioambiental, sino también de la económica, ya que se parte de la premisa de que si lo que resulte no es rentable para los productores de uva y de vino, no podrá fructificar, se quedaría en meros ensayos sin prosperar.

Objetivo principales son la recuperación de la capacidad biológica de los suelos y reducir al máximo el empleo de productos fitosanitarios, lo que, además de su relevancia para la naturaleza puede servir para dotar de valor añadido a la comercialización de los vinos.

El objetivo final de este grupo operativo es, según explica La Unió, que todos los socios trabajen conjuntamente para «definir e intentar poner en marcha un gran proyecto donde se pretenden identificar las prácticas más idóneas para la mejora en las explotaciones de viñedos utilizando la biodiversidad como servicio ecosistémico». Por otro lado, el proyecto va a contemplar la realización, control, monitoreo y seguimiento de estas buenas prácticas, como son el establecimiento de cubiertas vegetales adecuadas a las condiciones de cada caso; plantar setos perimetrales y otras infraestructuras ecológicas como reservorio de la biodiversidad (fauna útil contra plagas) y freno a la erosión; analizar la adaptación de diversas especies y variedades para fomentar la agrodiversidad y ganar estabilidad para el conjunto...

Los principales resultados que se alcancen serán divulgados para la formación de productores interesados en su posible utilización, creando manuales y guías dirigidas a agricultores y bodegas.

El presupuesto del proyecto asciende a unos 40.000 euros.

 

Fotos

Vídeos