El imperio de Jesús Barrachina desaparece a los dos años de su muerte

Celebración en el Alameda Palace, en los años de gestión de Barrachina. / Jesús Signes
Celebración en el Alameda Palace, en los años de gestión de Barrachina. / Jesús Signes

El juzgado de lo Mercantil número 1 de Valencia da de baja a Hosva, Gespiva y Alameda Palace, gestoras durante décadas de Piscina Valencia

Á. M.

El mundo de la hostelería valenciana vive el fin de una época. El fallecimiento del empresario Jesús Barrachina hace ya dos años viene acompañada ahora de la desaparición de sus empresas más reconocidas. Se trata de Hosva, Gespiva y Alameda Palace. Estas son las que gestionaron el emblemático complejo de Piscina Valencia durante años y que el Juzgado de lo Mercantil número 1 de Valencia ha dado por acabadas.

En concurso de acreedores desde 2014, al mismo tiempo que cerraba sus puertas del recinto municipal por no poder mantenerlo ante sus problemas económicos, ahora se ha dado por concluida su liquidación y se va a proceder a la cancelación de su inscripción en el Registro Mercantil de Valencia.

En el caso de Hosva, fundada en 1987, se enfrentó hace tres años a que el Ayuntamiento de Valencia liquidara el contrato de adjudicación de Piscina Valencia y le reclamara 510.535 euros por el impago del canon de varios años. El informe municipal indicaba también una petición de 386.329 euros por daños y perjuicios debido a los incumplimientos de la empresa del pliego de condiciones, elevando la cifra a 896.864 euros.

Geografía sentimental

En el caso de Gespiva, esta era la encargada del mantenimiento de las instalaciones deportivas, y Alameda Palace gestionaba el restaurante y salón de celebraciones del mismo nombre. Jesús Barrachina llevó desde mediados de los años 60 diferentes negocios hosteleros, entre ellos varias cafeterías, la más conocida en la plaza del Ayuntamiento, y el restaurante Alameda Palace, que fue uno de los salones de banquetes de referencia los últimos lustros en la ciudad y geografía sentimental de muchos habitantes de la ciudad.

Licenciado en Derecho por la Universitat de València, heredó el negocio de su padre, pero él lo acrecentó y fundó la Asociación Nacional de Empresarios de Hostelería, además de ser presidente de la Asociación Internacional de Turismo.

En todo caso, la familia sigue relacionada con el sector. Los hijos del empresario tienen concentrada su actividad en la mercantil Barrarnal, en la que Ignacio Barrachina es presidente; su hermana Carmen, consejera delegada; y Jesús, secretario del consejo de administración.

Su padre ocupó la presidente de esta sociedad hasta 2012, cuando dejó en manos de sus herederos la práctica totalidad de su grupo hostelero. Del mismo modo perviven otras sociedades familiares con mayor o menor actividad.