Iberdrola ofreció seis de sus centrales nucleares a Endesa y Gas Natural

Únicamente Cofrentes quedó excluida de la operación al ser propiedad al 100% de la firma de Ignacio Sánchez Galán

EP

madrid. Iberdrola planteó a Endesa y Gas Natural Fenosa la posibilidad de intercambiar participaciones en los activos nucleares en los que son socios -todas sus centrales menos Cofrentes, que es propiedad 100% de Iberdrola-, para resolver la situación de bloqueo en torno al futuro de las instalaciones, ante la presión por el plazo para decidir sobre su renovación, como en el caso de Garoña, o para la petición de renovación de la licencia de operación, como en Almaraz y Vandellós, según fuentes conocedoras de las conversaciones.

En concreto, la energética habría propuesto estas alternativas hace unos meses ante la incertidumbre existente por esta proximidad del plazo para presentar o no la solicitud de renovación de la licencia de operación de las centrales de Almaraz y Vandellós.

Con el intercambio de activos propuesto, Endesa hubiera pasado a ostentar el 100% de las centrales catalanas e Iberdrola prácticamente ese porcentaje en la de Almaraz, quedando la mayoría de las acciones de Trillo en manos de Gas Natural Fenosa. De este modo, cada compañía habría podido adoptar decisiones sobre el futuro de cada una de estas plantas.

Incluso la compañía presidida por Ignacio Sánchez Galán habría ofrecido a los otros dos operadores nucleares españoles de referencia la opción de venderles la participación en diversas centrales, según otras fuentes. Sin embargo, estas propuestas ya estarían aparcadas una vez resuelto el problema del plazo, ya que el Gobierno aprobará, previsiblemente en esta semana, la orden ministerial que permitirá retrasar los plazos para solicitar la renovación de licencias de operación hasta que esté aprobada la Ley de Cambio Climático y Transición Energética.

Respecto a esta oferta de intercambio o ventas de activos por Iberdrola, fuentes de Endesa declinaron realizar cualquier comentario al respecto y remitieron a las cláusulas de confidencialidad.