Las horas extras pagadas se disparan y tocan máximos de la última década

La Comunitat es la segunda autonomía con más tiempo de trabajo adicional remunerado y el año pasado superó los 31,5 millones de horas

L. PALACIOS/R. E.

madrid/valencia. Los trabajadores españoles realizaron el año pasado más de 166 millones de horas extras remuneradas, la mayor cifra de la última década y un 13% más que en 2017. Y eso que aún no se había puesto en marcha el control del registro horario, en vigor desde mayo para atajar las horas extra sin pagar ni cotizar, por lo que parece evidente que en 2019 habrá otra subida.

Cataluña se sitúa a la cabeza en número de horas remuneradas, con más de una de cada cinco (35,9 millones), seguida de la Comunitat, donde se pagaron más de 31,5 millones de horas extra, y Madrid, con casi 36 millones. Entre las tres acumulan el 56% del total. Con las menores cifras y debido en parte al menor número de ocupados, están Extremadura (1.487.910), Cantabria (1.418.040) y La Rioja (1.007.550).

La cifra de 2018 sigue siendo inferior al máximo alcanzado en 2008, justo cuando estalló la crisis, cuando se superaron los 176 millones, según un informe de Randstad en el que tiene en cuenta la evolución por cada trabajador, ya que el volumen está directamente relacionado con el número de ocupados.

A partir de 2009 el nivel de horas remuneradas comenzó a descender al compás de la recesión hasta tocar fondo en 2013, cuando a duras penas superaron los 100 millones. Con la recuperación volvió a crecer el número de horas extra y ya van cinco años consecutivos al alza, aunque el mayor impulso fue en 2018.

Así, a cada trabajador se le pagó de media 8,1 horas extra, lejos de las 9,3 que se abonaron en 2008 pero muy por encima de las 6 de 2013. En la industria esa cifra se dispara a 14,1 horas por trabajador, prácticamente la mitad que en servicios, que, pese a elevarse un 4,3% en 2018, apenas suma 7,2 horas pagadas por ocupado. En construcción trabajaron de media 7,8 horas extra remuneradas.

En hostelería, restauración o comercios se realizan dos de cada tres horas, debido en gran medida al elevado número de ocupados.

Según Luis Pérez, director de Relaciones Institucionales de Randstad, «el recurso de las horas extraordinarias puede ser positivo en momentos de alto volumen de trabajo, pero no es una buena solución de manera recurrente». Y propone medidas como contratos a jornada parcial o de duración determinada.