El grupo catarí Sama no entrará en el accionariado de Marina d'Or

Jardines de Marina d'Or. / T. Rodríguez

La empresa castellonense sigue la búsqueda de un socio capitalista con otras firmas internacionales

R. E.Castellón

Sama Global definitivamente no entrará en el accionariado de Marina d'Or. Así lo confirmó ayer la empresa castellonense que ha dado por cerradas las negociaciones con el grupo inversor catarí para la adquisición de parte de su accionariado.

Desde Marina d'Or advirtieron el pasado marzo que las negociaciones entre las dos partes no estaban prosperando. La firma catarí, que es el principal patrocinador del Ángel Nieto Team, el equipo de motociclismo dirigido por Jorge Martínez Aspar, anunció que iba a invertir 400 millones en España en diversos sectores como el inmobiliario, el ocio, el turismo, la innovación o el deporte, entre otros.

El grupo inversor catarí llegó a incluir a Marina d'Or el pasado mes de febrero en su página web como una de sus futuras inversiones en España. Pero fuentes de la empresa castellonense confirmaron ayer a Efe que no se ha llegado a un acuerdo y han dado el posible pacto como «algo ya superado».

En cualquier caso, las mismas fuentes precisaron que la firma castellonense sigue interesada en encontrar un socio capitalista que se incorpore al accionariado entre otras firmas internacionales.

El grupo de inversión de Catar está dedicado a proporcionar a sus socios una amplia gama de estrategias de financiación para servir a un gran espectro de clientes desde su cuartel general en Doha. En su apartado de socios sí figura LA compañía española o la firma de asesores jurídicos Ibermark -compañía valenciana con 20 años de experiencia en el campo de la propiedad intelectual y en el mundo de sociedades y marcas-, además del equipo de motociclismo de Jorge Martínez.

Esta no es la primera vez que la empresa castellonense negocia la entrada de un comprador extranjero. En el año 2015, el grupo chino Wanda se planteó adquirir el 75% de las acciones del complejo de vacaciones por unos 1.200 millones de euros, aunque la operación tampoco llegó a prosperar.