«Los precios hoteleros empiezan a sufrir la recuperación de los destinos alternativos»

Javier García-Mateo, socio de Financial Advisory de Deloitte, momentos antes de la entrevista. / Damián Torres
Javier García-Mateo, socio de Financial Advisory de Deloitte, momentos antes de la entrevista. / Damián Torres

El consultor indica que las plazas valencianas necesitan una serie de reformas para ganar atractivo frente a los inversores Javier García-Mateo Socio de Financial Advisory en Deloitte España

ELISABETH RODRÍGUEZ VALENCIA

El mercado hotelero español y valenciano está en alza, aunque no por ello debe confiarse, tal y como indica el informe elaborado por Deloitte y que fue presentado en Valencia por dos de sus autores, Javier García-Mateo y Patricia Plana, socios también de la consultora. Y, es que, uno de los principales retos de la plaza valenciana es combatir la vejez de sus establecimientos.

-El informe que han elaborado indica que el mercado hotelero pasa por un buen momento. ¿En qué año empezó a remontar la inversión?

-En España la inversión claramente repunta en 2014 cuando se transaccionaron unos 900 millones de euros. El año 2017 sin duda ha sido récord, donde se han transaccionado 3.090 millones de euros, un 44% superior a la cifra de 2016. Entre 2010 y 2013 el volumen de inversión en hotelero oscilaba entre los 500-600 millones, la mejor cifra la tuvo 2010 con 750 millones. Es interesante ver como en porcentaje sobre el total de productos inmobiliarios (oficinas, logístico, 'retail'...), los hoteles tenían una cuota del 11% en 2015 y actualmente cuenta con un 29%.

-¿Y cómo ha sido el caso de la Comunitat Valenciana?

-El comportamiento de Valencia ha sido menos estable, con años durante la crisis donde prácticamente no se ha transaccionado nada, se podría decir que la recuperación se inicia en 2015 con 93 millones de euros transaccionados y que sin duda el año 2017 ha sido un año de récord histórico con 232 millones. Hay que destacar el gran protagonismo del vacacional, que cuenta con un 87% del volumen total transaccionado.

-¿Cuáles son los puntos fuertes del mercado inmobiliario-hotelero español y valenciano?

-Ofrece buenas rentabilidades y es muy líquido. Además, tiene una progresiva transformación del concepto de sol y playa, apostando por el patrimonio cultural, gastronómico y natural, ofreciendo paquetes con una oferta complementaria mayor que nos permiten llegar a un cliente de mayor calidad. En el caso de Valencia factores como los planes estratégicos o moratorias pueden proteger a los hoteleros actuales en el centro histórico.

-¿Y cuáles son los puntos que debe mejorar?

-Hay una necesidad urgente de reposicionamiento y reforma o cambio de marca. También hay que garantizar un crecimiento sostenible del turismo, de manera que evitemos situaciones como la de Barcelona de 'turismofobia'. Para ello son necesarios mecanismos como planes estratégicos y moratorias. Hay que reducir la estacionalidad de plazas mediante estrategias y oferta complementaria, que nos permitan garantizar un nivel de ingresos a largo plazo.

LAS CLAVES

Evolución
«En 2015, los hoteles suponían el 11% de la inversión inmobiliaria. Ahora son el 29%
Retos
«Hay que garantizar el crecimiento sostenible del turismo y evitar la 'turismofobia'»
Estado de las plazas
«El mercado hotelero valenciano es menos rentable que otros por su obsolescencia»
Competitividad
«Hay que aprovechar la oportunidad de dar un servicio diferenciado y enfocarte al cliente»

-¿A qué se refieren cuando hablan de poca rentabilidad del mercado hotelero valenciano?

-A pesar de que la Comunitat está experimentando crecimiento en todos sus indicadores, son niveles bajos en comparación con otros destinos relevantes en España, esto se debe en parte a que la plaza hotelera de la Comunitat se encuentra en una situación de obsolescencia con una edad media de más de nueve años, y un ratio de actividad (camas nuevas/camas existentes) muy reducido en el entorno del 1%. En este sentido, el estado actual junto con la carencia de grandes marcas estrella penalizan la capacidad de maximizar los niveles de tarifa media diaria. Adicionalmente, la Comunitat destaca por tener un 60% de sus visitantes de procedencia nacional. Esto implica que el ratio de turismo internacional que puede pagar las primas en precio por habitación es mucho menor.

-¿Qué aconseja para mejorar esa situación de poca rentabilidad?

-De acuerdo con los parámetros de la industria, la vida útil de un hotel está entre los 10-15 años. Serían necesarios en el entorno de 200 millones de inversión en los próximos 4 o 5 años para poder llevar la oferta hotelera a niveles saludables.

-¿Cómo han evolucionado los precios en los últimos años? ¿Se espera que sigan subiendo?

-En términos de rentabilidad hotelera (ocupación multiplicado por la tarifa media diaria), es el octavo año consecutivo al alza, con un crecimiento del 10% sobre 2016. Es importante destacar que se empiezan a notar signos de desaceleración en los principales destinos vacacionales. Por otro lado, los destinos urbanos están repuntado y registran crecimientos notables con un 9,3%. Este crecimiento acelerado en ciertas plazas se va a ir estabilizando progresivamente. El año 2018 seguirá siendo bueno, pero los precios van a empezar a sufrir el impacto de la recuperación de los destinos alternativos, especialmente en las zonas más vinculadas al turismo de sol y playa.

-¿Cómo influye en los precios del mercado hotelero la existencia de plataformas comercializadoras?

-Estos productos se dirigen a un público concreto: gente menor de 35 años y principalmente familias. Creemos que el reposicionamiento de la marca es importante para dejar de ser un hotel al uso. Valencia ya está poniendo mecanismos para que la oferta en la zona centro esté regulada, al igual el segmento hotelero. Está claro que impacto tiene, pero no se va a erradicar esa situación de alojamientos alternativos, ha llegado para quedarse. Lo que hay que hacer es aprovechar la oportunidad de ofrecer un servicio diferenciado y enfocarte al cliente que quieres.

 

Fotos

Vídeos