EE UU recupera los tipos de principios de la crisis en su tercera subida anual

Trump (i) y Powell. /Carlos Barria (Reuters)
Trump (i) y Powell. / Carlos Barria (Reuters)

La Fed prevé una cuarta subida antes de concluir 2018 por el «vigoroso» crecimiento de su economía y que habrá más alzas «graduales»

José Antonio Bravo
JOSÉ ANTONIO BRAVOMadrid

La economía de Estados Unidos, que es todavía la primera del mundo, puso este jueves en hora su reloj con el principio de la crisis. La tercera subida de tipos de interés acordada por la Reserva Federal (Fed) en lo que va de año, de un cuarto de punto hasta situarla en el rango objetivo del 2% al 2,5%, lleva el precio del dinero hasta niveles no vistos desde mediados de 2008. Es, además, el más alto de las economías occidentales –la zona euro sigue en el 0%, Reino Unido en el 0,75% y Canadá en el 1,5%–, solo superado por las emergentes –un 6,5% en India y Brasil, por un 4,35% en China–.

El organismo que gobierna Jerome Powell cumplió así con los pronósticos, incluso con aquellos que apuntaban una consolidación de la referencia oficial por encima del 3% a medio plazo. Así, para 2019 estima una tasa del 3,1%, en 2020 el 3,4% y para 2021 –año del que hasta ahora no había hecho estimaciones– se mantendrá el nivel del 3,4%.

Para llegar a esa cota la Fed irá aplicando alzas «graduales» de forma periódica, e incluso contempla hacer una cuarta este mismo año. De materializarse sería la octava desde que comenzará el ciclo actual de subidas en diciembre de 2015. Entonces las tasas oficiales se situaban en EE UU en el 0,25%, tan solo un cuarto de punto por encima del histórico 0% en el que finalizó 2008 –ese año recortó los puntos más de cuatro puntos desde el 4,25% de diciembre de 2007– y aguantó la crisis.

El comunicado oficial de la Fed no ya no incluye, como novedad, el término «acomodaticia» para referirse a su política económica, algo a lo que el propio Powell restó importancia pero que viene a indicar que el organismo se siente ya más o menos liberado de seguir acompañando la coyuntura. Es decir, que estaría diciendo al mercado que a partir de ahora será neutral al manejar los tipos, sin buscar con ello estimular o restringir el crecimiento.

Sin «cambio de política»

«Es reflejo de que las cosas van en línea con las expectativas», señaló el presidente de la Reserva Federal, quien intentó convencer en su rueda de prensa tras la reunión del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) de que «no representa un cambio de política». Pero eso habrá que verlo en los próximos meses, sobre todo considerando que esa cuarta subida anual que se espera en 2018 llegaría justo tras las elecciones legislativas de noviembre.

El principal sustento de estas últimas alzas de tipos ha sido, en cualquier caso, un crecimiento económico en EE UU calificado de «vigoroso» por Powell, con una inflación ahora sí contenida cerca del 2% y un «fuerte ritmo» de avance en su PIB, hasta llevar su previsión de avance en 2018 desde el 2,8% al 3,1%. Para 2019 también la sube una décima hasta el 2,5%, mientras que en 2020 deja el alza de la economía en el 2%.

En el mercado laboral estadounidense, sin embargo, observa menos cambios positivos. De hecho, eleva una décima su estimación de paro este año hasta una tasa del 3,7% -en agosto cerró en el 3,9% con 6,2 millones de desempleados en todo el país-, dejándola en el 3,5% para el próximo.

Temor a los aranceles

Más énfasis puso el presidente de la Fed al referirse a los efectos de la guerra arancelaria iniciada precisamente por Estados Unidos y, en concreto, su polémico presidente Donald Trump, tras admitir que están escuchando «un creciente coro de preocupaciones de empresarios en todo el país por trastornos en cadenas de suministros, aumentos de costos, pérdidas de mercados y cosas así». Por eso una «pérdida de su confianza y menos inversiones».

Fotos

Vídeos