Las firmas de automoción, comercio y textil, las más afectadas por ciberataques

El temor por la delincuencia a través de internet empuja a las empresas valencianas a la contratación de seguros

ELÍSABETH RODRÍGUEZ

valencia. El creciente temor a los denominados ciberataques se extiende entre las compañías valencianas, sobre todo entre los sectores de la automoción, agricultura, textil y comercio, las industrias que más sufren este tipo de delincuencia, según informó ayer el director comercial para España de BBVA Seguros, Francisco Rey. «Esta preocupación se ha reflejado de manera clara en el mercado de las pólizas», afirmó. En concreto, casi 500 mercantiles valencianas han contratado un ciberseguro entre mayo y diciembre del pasado ejercicio, el periodo de tiempo registrado desde la entidad lanzó esta póliza.

«En sólo ocho meses se ha posicionado como el tercer seguro más contratado», concretó Rey en un desayuno con los medios de comunicación para analizar la situación de la actividad de seguros. En ese sentido, el experto revela que la prima media la Comunitat -lo que paga cada empresa por esta póliza al año- se sitúa en 536 euros.

«Estamos realizando una serie de sesiones de concienciación sobre la ciberdelincuencia por toda la Comunitat en las que resaltamos la importancia que está tomando este tipo de riesgo», explicaron desde la entidad financiera.

Este creciente interés por parte de las empresas valencianas en torno a la ciberseguridad también es constatado por José Rosell, socio director de S2 Grupo, compañía especializada en este campo. «En los últimos años, se observa una evolución en cuanto a la preocupación e interés de las empresas en este sentido», explica Rosell.

No obstante, incide en que esta inquietud está mucho más presente entre las grandes compañías que en las pymes. «En las grandes, hay mayor interés y necesidad de proteger sus activos, ya sean de información o físicos, pero en las empresas pequeñas, en general, no hay tanta concienciación», cuenta el directivo, quien añade que las pymes suelen actuar «de forma reactiva», tras sufrir un ataque u observar un suceso en otras empresas de su entorno. «Los ciberataques son un riesgo creciente, sin embargo, hasta hace relativamente poco no eran contemplados», explica Rosell.

En ese sentido, el socio director de S2 Grupo afirma que hay dos maneras de actuar ante el riesgo: transfiriéndolo a través de pólizas o mitigándolo con otras medidas de protección. «Cada vez son más las que contratan una póliza, pero esa no debe ser la única solución, hay que complementarla con medidas de protección», indica el empresario, que añade que sólo hay registro de una parte muy pequeña de todos los incidentes que ocurren.

Precisamente, hace tan sólo unas semanas la Guardia Civil de Oliva detuvo a un 'hacker' por estafar 24.000 euros a través de una empresa valenciana. Y, es que, España cerró 2018 como el tercer país que más ataques online ha recibido, superado por EE UU y Reino Unido. Eso significa que uno de cada tres españoles ha sido víctima de un ataque cibernético, según el estudio Norton Cyber Security Insights Report 2018. Los ciberataques recibidos hasta la fecha han costado un total de 2.000 millones de euros y uno de los objetivos preferidos por los ciberdelincuentes son las pequeñas y medianas empresas.