Fallece Vicente Choví, fundador de Salsas Choví

Vicente Choví./LP
Vicente Choví. / LP

Fundó la empresa en la década de los años 50 y hoy en día cuenta con 200 empleados gestionada por sus hijos | Fue alcalde de Benifaió durante 8 años

REDACCIÓN

Ha fallecido Vicente Choví Añó, presidente honorífico y fundador de Grupo Choví, empresa dedicada a la elaboración de salsas, a los 86 años de edad. El empresario también fue alcalde de Benifaió durante 8 años. Fundada en la década de los años 50, ahora la empresa cuenta con 200 empleados y dos instalaciones en la Comunitat, además de estar gestionada por sus hijos.

El Grupo Choví ha informado del fallecimiento de su fundador con el siguiente comunicado:

«Vicente Choví nació un 25 de Octubre de 1932 en el seno de una familia trabajadora y querida de Benifaió (Valencia), hijo de Vicente Choví Piles «esporgador» y de Encarnación Añó, mayor de 3 hermanos, Francisco y Encarna. Se crio en los años de la posguerra, en un mundo rural donde de muy pequeño ya empezaba a tener muchas inquietudes que no eran normales para un niño de su edad, en tan solo 8 años ya quería recibir clases particulares y aprender a escribir a máquina, pero como muchos niños de la época de bien pequeño ya trabajaba en el campo con su padre para ayudar a la familia no pudiendo continuar con sus estudios, aunque él tenía pasión por aprender y por la lectura; al ser 3 hermanos no tenían al alcance estudiar todos por motivos económicos por lo que Vicente tuvo que formarse de forma autodidacta llegando a acumular más de 2.000 libros en su biblioteca personal.

Posiblemente su madre Encarna fue en aquellos años el espejo donde se formó su carácter emprendedor y avanzado para su tiempo, ya de más mayor empezó a trabajar en un molino de arroz archivando papeles, también de ayudante del notario del pueblo y en el banco de Valencia, todos trabajos poco remunerados pero que finalmente le darían una gran base empresarial.

Vocente Choví recibió en 2018 el premio Ciudad de Benifaió.
Vocente Choví recibió en 2018 el premio Ciudad de Benifaió. / LP

Con tan solo 16 años ayudó a su madre a montar la primera tienda en la Calle Real de Benifaió, donde vendían productos de primera necesidad de la época: membrillo, «panfígol», salazones, legumbres, cereales… a la vez que ayudaba a su padre en las tareas del campo y alguna jornada como peón de obra.

Uno de los momentos marcados en el transcurso de su futuro se produjo cuando su madre en la época de cuaresma cocinaba albóndigas de bacalao. Vicente empezó a hacer con un mortero de cerámica alioli para las albóndigas y lo ofrecía a las mujeres que las compraban en la tienda. Al tener éxito montaron una «parada» en el mercado del pueblo donde el alioli se vendía muy bien.

En aquel camino no exento de dificultades, Vicente junto a sus hermanos Paco y Encarna iniciaron lo que hoy es una gran empresa en el pueblo de Benifaió; de vender al mercado pasaron a otros pueblos (Almussafes, Sollana, Alginet) primero con una bicicleta y después con un «motocarro» ampliaron la zona comercial al resto de pueblos de la Ribera, distribuyendo el alioli a tiendas y principales mercados de la provincia de Valencia (Cabañal, Ruzafa, abastos, Central, Colón, Alzira…).

En 1971 ser produce el gran salto empresarial y montan la primera industria de salsas en las actuales instalaciones de Choví en Benifaió. Fueron años de muchas deudas, errores, aciertos, aprendizajes, además del nacimiento del 4 hijos: Mª Jesús, Vicente, Elvira y Enrique, hasta que en 1978 llegó la pequeña de la familia, Sara.

Con 55 años, después de una dilatada vida profesional dedicada a la familia y la empresa tuvo la oportunidad de volver a la sociedad parte de aquello que esta le había dado, y decide aceptar el reto de servir a su pueblo como Alcalde de Benifaió durante 8 años.

Fue una época donde tuvo ocasión de conocer de bien cerca los problemas del pueblo y de sus vecinos, y más allá de las cosas materiales que dejó hechas de lo que mes orgulloso se sentía fue de poder atender e intentar ayudar a todas las personas del pueblo que pasaron por su despacho del ayuntamiento todos el días durante los 8 año que fue alcalde e incluso en su propia casa donde recibía también muchos vecinos en busca de ayuda.

Durante los años siguientes volvió a la empresa para continuar con su pasión, donde vió como sus hijos se hacían cargo del negocio familiar y hacían empresa como él les había enseñado, «primero siempre las personas»

Hoy con 86 años nos ha dejado para estar junto a su mujer Elvira sin la cual no hubiera podido hacer nada, los que hemos tenido la suerte de formar parte de su vida siempre seremos unos privilegiados, y siempre estaremos agradecidos por lo que nos han enseñado, sentimos orgullo y pasión por continuar transmitiendo a futuras generaciones sus valores y el legado de un hombre que dio su vida por la familia, sus trabajadores y su pueblo«.