La multinacional gala CPC Packaging compra la empresa valenciana Fina Flexible Packaging

Instalaciones de la compañía valenciana. /Fina Flexible Packaging
Instalaciones de la compañía valenciana. / Fina Flexible Packaging

R. E.VALENCIA.

La empresa francesa CPC Packaging, productora de envases y etiquetas con gran presencia en Europa, compró la compañía valenciana especializada en la impresión de soportes flexibles para envases de gran consumo, Fina Flexible Packaging. La adquisición de la empresa familiar con sede en Paterna, que ofrece soluciones de envases en huecograbado y flexografía para empresas del sector de la alimentación, entre otras, contó con el asesoramiento del equipo industrial de Livingstone.

Fina Flexible Packaging suma más de 40 años de experiencia y, según CPC Packaging, este paso que se suma a las inversiones del año pasado, mejorará y aumentará su capacidad para ofrecer soluciones flexibles de envasado. Además, añaden desde la compañía que «esta adquisición ampliará significativamente la cobertura geográfica» en los mercados europeos de la firma con sede en Montreuil (Francia), ya que Fina cuenta con una consolidada base de clientes en el sector de alimentación en España y Europa occidental, según sus responsables.

Asimismo, apuntan que las ventas proforma de CPC rondarán los 160 millones este año, con 10 plantas en Francia, Alemania y España y 700 empleados. «Estamos encantados con el resultado de la operación porque garantiza la continuidad de la actividad de la compañía dentro de un gran grupo de packaging, un sector en pleno auge», señalan desde la empresa. El director de Livingstone, Diego Moreno, añadió que «con la venta de Fina a CPC, culminan con éxito un largo recorrido iniciado hace más de 40 años».

El verano está siendo un momento propicio para las operaciones corporativas e inmobiliarias. Precisamente a principios de semana se conocía como la firma británica Victoria adquiría la azulejera castellonense Íbero, tras la compra hace doce meses de la de la familia Batalla, Saloni. A su vez, la sociedad inversora Zriser, de Pablo y Ana Serratosa comunicaba la compra del edificio del antiguo centro de datos de Bancaja, el Cemeco, en Valencia.