Maite Vela, delegada regional de Red Eléctrica en la Comunitat y Murcia: La guardiana de la energía

Maite Vela, delegada regional de Red Eléctrica en la Comunitat y Murcia: La guardiana de la energía
lp

La ingeniera, encargada de la seguridad del suministro eléctrico en los hogares valencianos, busca cómo integrar fuentes renovables

ELÍSABETH RODRÍGUEZ

valencia. Nacida en el Hospital Casa de Salud de Valencia en 1974, Maite Vela es la encargada de velar por la seguridad del suministro eléctrico en todos los hogares y empresas valencianas. Sin preverlo, esta ingeniera industrial se convirtió en una apasionada del sector energético y ostenta, desde 2007, el cargo de delegada regional de la Comunitat y Murcia en Red Eléctrica de España.

Fue a finales de 2005 cuando se incorporó a la compañía, dedicada al desarrollo y mantenimiento de la red de transporte del sistema eléctrico español. «Ya no me veo en otro sector», cuenta Vela, que destaca «la trascendencia y la relevancia» de esta industria en la sociedad. «Al principio de mi carrera no lo tenía claro, pero cuando conocí el sector me pareció apasionante», afirma la ingeniera, que añade que ha sido la propia trayectoria profesional la que ha ido guiado sus pasos.

Vela se licenció en la Politécnica de Valencia y realizó su proyecto fin de carrera en la Sheffield Hallam University, en Reino Unido. Además, cursó un Programa de Desarrollo Directivo (PDD) en el IESE Business School. Tras su periodo de formación, inició su andadura laboral en 1998 como consultora junior de la División de Procesos de Andersen Consulting, en Madrid.

«Posteriormente, redirigí mi andadura hacia el sector aeronáutico, que siempre me había apasionado, trabajando en el Cluster de Aeronáutica del País Vasco, como apoyo a la dirección del Cluster, fundamentalmente dedicada a la actividad de internacionalización», relata la directiva. Sin embargo, fue precisamente con una de las empresas de dicho cluster, llamada Sener, con quien regresó a la Comunitat. «Ahí comienzo a desarrollarme en el sector de la energía, en proyectos de generación eléctrica», explica.

Según concreta Vela, la función de Red Eléctrica es garantizar la seguridad y continuidad del suministro eléctrico y desarrollar una red de transporte «fiable que contribuya al progreso de la sociedad y la sostenibilidad». Por su parte, la delegación valenciana apoya todas las actividades de la compañía en el territorio y facilita el diálogo con los grupos de interés.

En cuanto a los próximos retos de la empresa en la Comunitat, Vela destaca que el más importante en el corto-medio plazo es llevar a cabo las inversiones previstas por la 'Planificación de la Red de transporte'. «Los proyectos en desarrollo tienen como objetivo dotar a la Comunitat de un suministro más fiable y eficiente, incorporar al sistema nueva generación de origen renovable, favorecer el desarrollo industrial en las tres provincias y electrificar corredores ferroviarios», señala.

Para ello, Red Eléctrica tiene previsto invertir casi 170 millones de euros en el periodo 2019-2021 en territorio valenciano. Además, en los próximos meses iniciará un diálogo con los distintos agentes para el nuevo proceso de 'Planificación de la Red de transporte eléctrico 2021-2026', que comenzó a principios de marzo con la publicación de la orden por el Ministerio para la Transición Ecológica.

Contra el cambio climático

Red Eléctrica, que cuenta con participación pública, es la propietaria de la red de alta tensión y única responsable de transportar la energía hasta las redes de los comercializadores. Por ello, su papel en la lucha contra el cambio climático es fundamental. El Plan Nacional Integrado de Energía y Clima del Gobierno, remitido a Bruselas, contempla que el 42% de la energía que se consuma en 2030 sea de origen renovable.

«Red Eléctrica va a jugar un papel proactivo e importante en la transición energética, con retos como la integración de grandes contingentes de generación renovable que triplicarán la potencia instalada de generación eólica y solar actual», indica la ingeniera, que destaca la inversión de más de 3.221 millones para hacer posible dicha transición.

Más