La falta de patatas y cebollas eleva el precio

De repente hay dos producciones hortícolas que están dando alguna satisfacción a los agricultores. En cebollas y patatas no se oyen este año en el campo las habituales quejas por bajos precios, que en campañas recientes obligaron incluso a destruir cosechas, porque costaba más recolectarlas que lo que pagaban por ellas. La poca producción mundial ha hecho que los precios en las comarcas valencianas sí luzcan, aunque ronden los 35 céntimos el kilo.