Los embargos a empresas valencianas triplican a los de particulares con la ralentización

Casi la mitad de los activos afectados en España son locales comerciales, garajes, oficinas, trasteros o naves industriales

Á. M.

Valencia. Las ejecuciones hipotecarias a empresas ya triplican a las de los particulares en la Comunitat Valenciana. El primer semestre del año se ha cerrado con 2.048 embargos a personas jurídicas frente a los 632 que se ejecutaron sobre personas físicas. Este dato, lejos de ser un hecho puntual, se viene repitiendo trimestre a trimestre desde enero de 2017. Hace ahora tres años las ejecuciones a empresas superaron por primera vez a la de los particulares y el tiempo no ha hecho más que ampliar la distancia, según acreditan los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

De junio de 2018 al mismo mes del presente año han sido 4.144 las empresas afectadas, frente a 1.247 particulares. Es más, frente al mismo periodo un año antes los casos de personas jurídicas han aumentado un 23%, frente al descenso del 23,96% de los particulares. Esto explica por qué el 41,5% de lo embargado ha sido locales, garajes, oficinas, trasteros, naves industrias, edificios destinados a viviendas, otros edificios y aprovechamientos urbanísticos, activos que de forma habitual están en poder de mercantiles.

Fuentes inmobiliarias vinculan la menor presencia de viviendas al endurecimiento de las condiciones para acceder a un préstamo que una mejor situación de las familias. De hecho, la necesidad de encontrar alternativas a la compra ha incrementado el alquiler, generando un alza de precios en los arrendamientos.

Tres de cada cinco ejecuciones hipotecarias proceden de los años del 'boom' inmobiliario

A escala nacional, las inscripciones por certificación por ejecución hipotecaria iniciadas en los registros de la propiedad en el segundo trimestre de 2019 fue de 16.429, lo que supone un 12% más que el trimestre anterior y un 10,9% más que en el mismo trimestre de 2018. Entre las viviendas de personas físicas con ejecución hipotecaria, 1.359 son habituales en propiedad (un 24,0% menos que en el mismo trimestre de 2018) y 627 no son residencia habitual de los propietarios (un 14,8% menos). Las ejecuciones hipotecarias sobre viviendas concentran el 48,2%.

Fijándose en inmuebles, el 24,9% de las ejecuciones hipotecarias iniciadas en el segundo trimestre corresponde a hipotecas constituidas en el año 2007, el 16,5% a hipotecas constituidas en 2008 y el 11,4% a hipotecas de 2006. El periodo 2005-2008 concentra el 59,2% de las ejecuciones hipotecarias iniciadas este trimestre.

El precio de la vivienda subió el 4,7% en el segundo trimestre del año respecto al mismo periodo de 2018 en la Comunitat, pero se redujo en 0,5 puntos en relación al primer trimestre, cuando se situó en el 4,2%, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

En el conjunto nacional el precio de la vivienda subió el 5,3% en el segundo trimestre del año frente al mismo periodo de 2018, con lo que este indicador encadenó 21 trimestres consecutivos al alza, aunque ralentizó su avance 1,5 puntos respecto al primer trimestre, cuando la vivienda se encareció el 6,8%.