El Corte Inglés absorberá la sociedad de Bricor para adaptar sus espacios comerciales

Centro comercial de El Corte Inglés. /R. C.
Centro comercial de El Corte Inglés. / R. C.

El consejo del grupo propondrá esta medida, similar a la que ya tomó con Hipercor, en la junta del próximo 25 de agosto

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

El Corte Inglés va a absorber la sociedad de Bricor, sus centros comerciales dedicados al bricolaje, las reformas y la decoración, en una operación de fusión con la que el grupo de distribución quiere «mejorar y complementar la oferta comercial», ha explicado la compañía. Se trata de una propuesta del consejo de administración que se someterá a votación en la junta de accionistas del próximo día 25 de agosto en Madrid.

Con la operación, el grupo de distribución, presidido por Marta Álvarez Guil desde el pasado 10 de julio, quiere «aprovechar las sinergias entre ambos formatos» tanto en el área de compras como en el de ventas. La nueva estructura permitirá también una optimización de la propuesta comercial y de servicios de cara al cliente, apuntan en la corporación.

La operación de fusión no afectará a las plantillas de Bricor ni de El Corte Inglés. También se mantendrán ambas marcas, cada una con su propia identidad corporativa. La novedad radica en que los centros comerciales de El Corte Inglés podrán modificar parte de su estrucutura para ajustarla a la de Bricor, y viceversa.

Es algo similar a lo que ya ha ocurrido con Hipercor, cuya integración con El Corte Inglés se inició hace ahora dos años. Esta fusión ha tenido «unos resultados positivos que han impulsado la decisión» de la empresa de cara a la junta de accionistas. La fusión de El Corte Inglés e Hipercor ha permitido poner en marcha una reordenación de los espacios comerciales para hacerlos más atractivos y cómodos para el cliente, mejorando la implantación de la mercancía en la tienda, completando la propuesta comercial entre ambas enseñas y mejorando la experiencia de compra del consumidor.

Además, en la junta de finales de agosto se someterán a examen y aprobación las cuentas anuales, el informe de gestión y la propuesta de aplicación de resultados, así como la gestión del consejo de administración. En el orden del día se incluyen también la ratificación de las transmisiones de las acciones en cartera, la autorización para la adquisición de acciones propias, la aprobación de remuneración del consejo, el nombramiento y cese de consejeros, y la delegación de facultades.