97 de cada 100 empresas valencianas cierran antes de cumplir los cuatro años

Un hombre pasa ante un negocio cerrado. /Carlos Rodríguez
Un hombre pasa ante un negocio cerrado. / Carlos Rodríguez

La Generalitat reorganiza el sistema de ayudas a emprendedores para respaldar los proyectos en fase de crecimiento y consolidación

LAURA PAVÍAValencia

Sólo 3 de cada 100 empresas de la Comunidad Valenciana consiguen seguir a flote más allá del cuarto año de vida. Ese es el alarmante dato con el que el conseller de Economía, Rafael Climent, justificó ayer la reestructuración del sistema de ayudas a los emprendedores por parte de la Generalitat para respaldar a los autónomos y sus proyectos en las fases en las que más necesitan esos apoyos públicos.

Según el estudio de diagnóstico del ecosistema emprendedor valenciano, presentado ayer al Consejo Valenciano del Emprendedor y del que parte el plan estratégico plurinstitucional 2018-2023, hasta ahora más de tres cuartas partes de los esfuerzos se dedicaban a las fases de motivación y de creación de las empresas, pero la mayoría de los negocios desaparecía tras el primer año.

Con los cambios introducidos ahora, se pretende acompañar a los empresarios en las siguientes etapas, a partir de los dos años de vida del proyecto, para facilitar su crecimiento y consolidación y evitar que desaparezcan por falta de apoyos en un momento crucial para garantizar un volumen de ingresos sostenible.

Las subvenciones para asentar la actividad se extienden a mercantiles con una década de vida

La fase previa a la apertura del negocio, que en 2017 captó 23,7 de los 63,7 millones totales, seguirá recibiendo el grueso de las ayudas destinadas a las empresas e, incluso, ha aumentado en un 2,8% la cuantía a repartir entre quienes preparan la puesta en marcha de una empresa, hasta los 24,4 millones de euros.

La fase de creación, para proyectos con menos de dos años de vida, ha visto reducido en más de seis millones de euros los presupuestos que le destinaban, hasta los 19,2 millones previstos en 2018. En paralelo, crece la dotación para las ayudas a negocios con más de dos años de antigüedad, en crecimiento, que prácticamente duplican su importe, de 7,9 a 15,7 millones. Por su parte, las ayudas para la consolidación de proyectos empresariales se elevan en un 36% en un año, de 6,3 a 8,5 millones. Además, como demandaron los empresarios en la reunión del Consejo Valenciano del Emprendedor, la horquilla de beneficiarios se amplía hasta los negocios con diez años de vida, frente al tope de seis años planteado inicialmente por la Generalitat y que los afectados consideraban escaso para consolidar el negocio y ser autosuficientes.

Con esta filosofía se plantea un nuevo sistema de ayudas que, a diferencia del anterior que concentraba las subvenciones en fases iniciales, redistribuye el dinero dirigido a impulsar nuevos negocios hasta que consigan consolidarse y ser rentables por sí mismos. No sólo ofrece ayudas en los primeros años, sino que apoya económicamente a las empresas en las siguientes etapas hasta que crean un negocio sólido.

Con esta medida, que sitúa entre sus ejes básicos la colaboración institucional, desde la administración persiguen que los emprendedores prosperen y sean capaces de generar un empleo estable y de calidad.

Según el estudio presentado ayer, seis de cada diez emprendedores son hombres de entre 40 y 45 años, más de la mitad tiene estudios superiores y formación específica en materia de emprendimiento. A partir de ese perfil, Climent recalcó la necesidad de potenciar la igualdad de género a través del nuevo plan y «empoderar a la mujer empresaria y emprendedora hasta que, en seis de cada diez, la mayoría sean ellas».

Junto a la necesidad de aumentar la cantidad de mujeres que crean empresas y ostentan altos cargos en el ámbito empresarial, el conseller incluyó entre los objetivos de las actuaciones del próximo lustro rejuvenecer el colectivo emprendedor.

El plan, orientado al fomento del emprendimiento social, la responsabilidad social empresarial, la cohesión territorial y la igualdad, incluirá incentivos para captar el talento joven, con ayudas para menores de 35 años por ser el colectivo con «mayores dificultades». Según Climent, se trata de lograr que se animen a abrir sus propios negocios en la Comunitat Valenciana.

Educar desde pequeños

En la línea de la captación de jóvenes, otro de los focos del plan plurianual se centra en la importancia del sistema educativo y aboga por introducir la materia de emprendimiento a una edad más temprana, como es la educación secundaria.

Por otro lado, el estudio refleja que la mayoría de proyectos de emprendimiento se sitúan en el sector servicios, por lo que es necesario que se extienda a otros ámbitos. «No hay sectores donde no se pueda emprender», recalcó Climent, que hizo hincapié en que la tecnología puede ser una herramienta útil para lograrlo.

 

Fotos

Vídeos