Los economistas reclaman al Consell más objetividad y estabilidad para la inversión

Jaime Querol, Juan José Enríquez y Francisco Menargues en la presentación de resultados de la encuesta 'Los economistas opinan'. / lp
Jaime Querol, Juan José Enríquez y Francisco Menargues en la presentación de resultados de la encuesta 'Los economistas opinan'. / lp

Los expertos critican el aumento del déficit en la Comunitat y la toma de decisiones económicas con «criterios emocionales»

LAURA PAVÍAVALENCIA.

Los economistas valencianos reclaman medidas que favorezcan un marco estable para que las empresas puedan invertir y objetividad por parte del Consell en sus decisiones, sin que se vean influidas por «criterios emocionales».

Así lo señalaron ayer los decanos de los Colegios de Economistas de las tres provincias, en la presentación de los resultados de la encuesta realizada por el Consejo de Economistas de la Comunitat a 625 profesionales de este colectivo.

A preguntas de los periodistas sobre la gestión del Consell, el decano del Colegio de Economistas de Valencia, Juan José Enríquez, reclamó que las decisiones de los socios del Botànic «sean tomadas en base a razones estrictamente económicas», y que se dejen de lado otros aspectos ajenos a las empresas.

Uno de cada tres profesionales ve difícil de aplicar la obligación de fichar a diario

Para Enríquez, la reedición del pacto entre PSPV, Compromís y Podemos que sustenta al gobierno supone que «no haya nada que augure un cambio trascendente en las políticas económicas de la Comunitat», ya que el conseller Rafael Climent repite al frente de la cartera de Economía Sostenible.

No obstante, matizaron que sólo se podrá valorar la futura actuación del Consell cuando haya tomado las decisiones correspondientes a esta legislatura. A su juicio, deben derivar en medidas que generen riqueza y acaben con la infrafinanciación que sufre la Comunitat.

En este sentido, hicieron referencia al aumento del déficit en la Comunitat. Al respecto, el decano del Colegio de Economistas de Alicante, Francisco Menargues, denunció que el gasto del Gobierno valenciano en esta legislatura «ha estado por encima de la media del resto de comunidades del país», lo que «no parece conveniente» teniendo en cuenta las diferencias existentes en cuanto a financiación, apostilló.

Según expusieron los representantes de los economistas valencianos, el crecimiento de las empresas se ve obstaculizado por las limitaciones presupuestarias autonómicas. Además, esta infrafinanciación «dificulta la colaboración público-privada» y genera una incertidumbre que impide que las empresas lleven a cabo grandes inversiones que generen riqueza en la Comunitat.

Los expertos señalaron que el periodo de elecciones también afectó a la economía de la Comunitat en este mismo sentido. El motivo es que la incertidumbre generada por los sucesivos comicios hace que las empresas retrasen la toma de algunas decisiones a largo plazo, sobre todo en términos de inversión.

Por otro lado, en la última edición de la encuesta se preguntó a los economistas acerca de la obligación legal de implantar un registro de jornada diaria en las empresas y su impacto en la economía valenciana.

En este sentido, uno de cada tres profesionales considera que será complicado aplicar la obligación de fichar a diario en las empresas. Para los economistas consultados, sería necesario adaptar este sistema a las características de cada compañía.

A pesar de ello, no consideran que vaya a tener un impacto negativo en la creación de empleo o en los niveles de competitividad. Por contra, creen que este sistema puede derivar en el pago de más horas extraordinarias, lo que supondría un impacto en la recaudación de la Seguridad Social.

Subida del salario mínimo

Del mismo modo, los encuestados consideran que el aumento del salario mínimo interprofesional a 900 euros mensuales también favorecerá las recaudaciones de la Seguridad Social. Según señalaron, no creen que vaya a afectar negativamente a la creación de empleo.

Según Enríquez, «es sorprendente que un 70% de los encuestados entiendan que tendrá poco impacto», ya que el Banco de España sí cree que esta medida «vaya a aumentar en un 22% los costes de trabajo», con las consecuencias que acarrearía.

Otro de los temas que se abordaron en la presentación de los resultados fueron los efectos de la guerra comercial entre China y Estados Unidos y el episodio de la prohibición sobre Huawei. En este sentido, los economistas valencianos no creen que vaya a tener un gran impacto en la economía valenciana.

Por el contrario, casi la mitad de los encuestados se muestran preocupados por el impacto de este conflicto y cómo puede afectar al desarrollo tecnológico y a la implantación del 5G.

Más