Dulcesol compra comercializadoras para ganar clientes y distribuir productos de otras marcas

I. H. VALENCIA.

Grupo Dulcesol refuerza su red de distribución propia mediante la adquisición de empresas que hasta ahora comercializaban sus productos de alimentación en diferentes zonas. En el último año, la empresa que dirige Rafael Juan compró el 100% del negocio de Dulcema Baleares (Palma de Mallorca), el 50% de Peiron Torrent (Barcelona) y, más recientemente, se hizo con el 33% de Antonio y Cañizares, la comercial que cubre Murcia y Almería.

Estas operaciones se enmarcan en la estrategia seguida desde 2013 para consolidar su red con distribuidores externos y delegaciones propias. Según Juan, sus 19 delegaciones permiten «ofrecer mejor servicio», ganar clientes y «llegar a más consumidores», con opción de «distribuir productos de otras marcas» y diversificar el negocio.

En 2014, compró Vegodisa y Velázquez (Las Palmas), Astursol (Asturias) y Alberto Moneo (Burgos). Un año después asumió la zona de Albacete y Cuenca en manos de Juan Manuel Moya Jareño y, en 2016, adquirió el distribuidor de Tarragona Hermanos Muñoz y creó Aradul (Zaragoza y Teruel).

Con este modelo, promete frescura, regularidad en el servicio y precios competitivos a sus clientes, grandes cadenas de alimentación y hostelería, tiendas convencionales o las tipo 'food-service'.