La deuda pública se disparó en plena pre-campaña electoral

Sede del Banco de España, en Madrid. /R. C.
Sede del Banco de España, en Madrid. / R. C.

El endeudamiento supera los 1,2 billones de euros y representa un 98,7% del PIB, sobre todo por el descuadre de las cuentas de la Seguridad Social, según el Banco de España

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

Las medidas aprobadas por los consejos de ministros antes de las elecciones, así como el gasto ejecutado por el conjunto de las administraciones, con las comunidades autónomas y los ayuntamientos en los meses previos a sus citas con las urnas, han impactado directamente en el endeudamiento de España, que ya acumula compromisos por 1,2 billones de euros, lo que supone todo un récord que nunca antes había alcanzado la economía.

La deuda pública representa un 98,7% del Producto Interior Bruto (PIB) en el primer trimestre, el mismo nivel que un año antes, pero con la diferencia de que el saldo de dinero que adeuda España se ha incrementado un 3,3% en términos interanuales. El salto ha sido cuantitativamente llamativo en el primer trimestre del año, después de que la deuda mantuviera una trayectoria a la baja desde 2015. El repunte del primer tramo de 2019 la ha elevado desde casi el 97% hasta aproximarse de nuevo a la cota del 99%, según el Banco de España.

El propio supervisor anticipaba en sus últimas estimaciones de la economía que llevara «bastante tiempo» reducir el nivel de deuda pública y anticipaba que para el año 2021 aún se situará por encima del 90% del PIB. «En un escenario macroeconómico relativamente positivo cabe esperar que lleve bastante tiempo reconducir los niveles de deuda pública a niveles más comparables con otros países del entorno», apuntaba Óscar Arce, director general de Economía y Estadística del Banco de España. El objetivo marcado por el Tratado de Maastrich se encuentra en el 60% del PIB, una referencia que España superó ampliamente a partir de 2011 y que llegó a superar el 100% en 2014.

El repunte de la deuda del primer trimestre va vinculado a las medidas de gasto, como los 'viernes sociales' del Ejecutivo, que se pusieron en marcha en el primer trimestre. De hecho, el endeudamiento del Estado ha superado los 1,07 billones de euros, lo que representa un 87,9% del PIB. Es destacable el alza de deuda de la Seguridad Social, por valor de 43.000 millones de euros, con un crecimiento interanual del 57%. Este avence se debe, según el supervisor, a los préstamos concedidos por el Estado a la Tesorería de la Seguridad Social en junio y noviembre, para hacer frente a las pagas extraordinarias de los perceptores de pensiones.

Pos su parte, la deuda de las comunidades autónomas creció hasta los 297.000 millones de euros, un 2,4% más que un año antes. La de los ayuntamientos se mantuvo estable en los 26.000 millones de euros, con un alza dle 10,4% con respecto al primer trimestre del año pasado.

La evolución del coste del bono español a 10 años en los mercados está aliviando las tensiones financieras públicas, gracias a unos tipos de interés que se mantienen en mínimos y permiten hacer frente a los gastos de forma holgada en los primeros meses del año. El interés que exigen los inversores internacionales al bono español se encuentra en el 0,5%, el nivel más bajo de toda su historia.

Los inversores no encuentran otro 'refugio' en el mercado y acuden a la deuda pública, incluída la española, lo que abarata sus costes. De hecho, el pasado miércoles, el Tesoro ha lanzado una emisión para cambiar la deuda de referencia a diez años reciente aún el 'efecto BCE'. A pesar de los mínimos históricos en los intereses, la demanda supera los 31.000 millones de euros.