Cuatro generaciones de trabajo con frutos secos

Un empleado de Levantex selecciona manualmente la chufa para la horchata. / LP
Un empleado de Levantex selecciona manualmente la chufa para la horchata. / LP

Levantex amplió su negocio a la venta de productos ecológicos, chufa para horchata y alimentos para mascotas | La empresa cumple 75 años con una facturación cercana a los treinta millones y exporta sus productos a 25 países

LAURA PAVÍAValencia

Conseguir transformar las debilidades en fortalezas es una virtud de la que todos han oído hablar en algún momento, pero no es tarea fácil. A pesar de ello, eso es precisamente lo que hicieron las familias Marí y Pelegrí. Durante la época de la posguerra la agricultura era uno de los medios de vida más habituales y ambas familias apostaron por ello, tal y como explica el actual director general y consejero delegado de la firma, José Antonio Marí, miembro de la tercera generación de la familia.

Rafael Marí y Pelegrí Lluch fundaron Frutos de Levante en 1944. La compañía, dedicada a la comercialización de patatas, manzanas, melones y cacahuetes, primero se abasteció de la huerta de Valencia y, posteriormente, también de las de Huelva y Málaga.

En 1970, con el paso a la segunda generación de socios, la familia Lluch vendió su parte de la empresa a la familia Marí Casares, cuyos hijos, Rafael Marí Casares y Antonio Marí Casares, tomaron las riendas.

Rafael Marí Casares falleció en 2016 en plena actividad cuando era presidente del consejo, tras haber sido director gerente hasta 2008, fecha en la que le sustituyó su sobrino José Antonio Marí Rausell..

La firma abrirá una nueva fábrica dedicada exclusivamente a su línea de productos bio

Una de las primeras decisiones que tomaron los hermanos Marí fue la de apostar por la rama de los cacahuetes, ya que detectaron una gran demanda en Europa. Progresivamente, ampliaron su negocio hacia un mayor rango de frutos secos como la chufa para horchata, las avellanas, los pistachos o las nueces. Además, en 1971 decidieron cambiar el nombre de la empresa por la que es su denominación actual: Levante Importación y Exportación S.L., más conocida como Levantex.

Otra de las maniobras que la segunda generación hizo estando al volante de la empresa fue en 1972. Ese año introdujeron la división de alimentos para animales de compañía bajo el nombre de marca Vinci. Tanto la línea de frutos secos como la de comida para mascotas siguen activas hoy en día.

No obstante, actualmente la división principal es la dedicada a la comercialización de frutos secos. Con ella, importan productos de 40 países y venden tanto a nivel nacional como a nivel internacional, exportando a 25 países.

Fue en 1991 cuando llegó el turno de la tercera generación de la familia, formada por los cuatro hijos de José Antonio Marí. De esta manera, los encargados de llevar la gestión de la empresa fueron José Antonio Marí Rausell, desde 2008 director general y consejero delegado de la compañía, Norberto Marí Rausell, Rafael Marí Rausell y Gema Marí Rausell. Los tres hermanos son miembros del consejo de administración junto a su padre y la viuda de su tío, Mercé Silla.

Pero la rueda familiar no para. Actualmente, está en proceso la entrada de la cuarta generación, formada por siete miembros de la familia: tres hijos del actual director, dos hijas de su hermano Norberto y dos hijas de Rafael. Ssegún explica el director general de la compañía, hace tres años los Marí firmaron un protocolo familiar que pretende regular «la entrada de los miembros de esta generación, de modo que no puedan hacerlo todo ellos, sino sólo quienes reúnan determinados requisitos».

En cuestión de números, la compañía familiar registra unos resultados estables, ya que tanto el ejercicio de 2018 como el de este año lo cerraron con una facturación que ronda los 30 millones de euros. Asimismo, según el director general de la empresa, registraron «un incremento de un 40% anual en la división de productos ecológicos en los últimos tres ejercicios».

La compañía dedicada a la producción de frutos secos y alimentos para mascotas tiene previsto ampliar sus instalaciones. Actualmente, cuenta con una fábrica ubicada en la localidad de Almàssera cuya producción anual es de aproximadamente 12.000 toneladas al año.

Con el objetivo de separar la elaboración de la línea de frutos secos tradicional y la línea de productos ecológicos, que se comercializa bajo la marca propia Almanut Bio, está en fase de construcción una nueva fábrica. La labor de estas instalaciones, que se encontrarán anexas a las que actualmente están en activo, será dedicar todos sus esfuerzos a la producción de su línea de frutos secos ecológicos.

Más