El fin de las concesiones de autopistas significará el despido de 150 trabajadores

El sindicato USO demanda una solución para los trabajadores de los peajes, del mismo modo que se mantendrá al personal de mantenimiento

EFE

Valencia. El sindicato Unión Sindical Obrera (USO) ha cifrado en 150 los despidos que se producirán al finalizar el año cuando termine la concesión de las autopistas de peaje de Cambrils-Valencia y Valencia-Alicante de la AP-7, y Sevilla-Cádiz de la AP-4. A pesar de que el Ministerio de Fomento ha garantizado los puestos de trabajo en las labores de mantenimiento, el sindicato ha detallado que no existe un plan para los trabajadores que atienden los puestos de peaje y las oficinas.

Así, USO solicita una reunión de mediación con Abertis, la empresa que gestiona la concesión de ambos tramos, para que «la reconversión del modelo se realice de una forma ordenada» y no penalice a los trabajadores, que son «el eslabón más débil» de la reestructuración del sector.

El responsable del sector de autopistas de USO, Juan Jesús Atienza, asegura que se están escuchando «muchas ocurrencias» sobre el futuro de las autopistas, pero que a cuatro meses de que terminen las concesiones no hay un nuevo modelo alternativo que garantice el empleo.

La formación además advierte que en agosto de 2021 finalizan más concesiones: la AP-7 entre Salou y La Jonquera; la AP-2 entre Zaragoza y El Vendrell; también la autopista de Mataró, Mongat-Palafolls, gestionado por la Generalitat. Esta semana tanto el ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, como su homóloga en el Ministerio de Hacienda, María Jesús Montero, pusieron sobre la mesa el debate sobre cómo financiar el mantenimiento y la conservación de las vías de alta capacidad, aunque han dejado claro que el proceso aún no se ha iniciado.