La Comunitat exige a Bruselas el veto a la entrada de cítricos de Sudáfrica

La petición de Agricultura se dio tras detectar en julio tres partidas de fruta infectadas con falsa polilla y dos con mancha negra

EP

valencia. La consellera de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica, Mireia Mollà, exigió el veto a la entrada de cítricos provenientes de Sudáfrica tras conocer que solo en julio se detectaron cinco partidas infectadas, tres con falsa polilla y dos con mancha negra, según los datos oficiales de la Comisión Europea.

Mollà reclamó al comisario europeo de Agricultura, Phil Hogan, el cierre de los puertos europeos a estas importaciones «ante el incumplimiento sistemático de los controles fitosanitarios», una reclamación para la que solicita también el apoyo del ministro de Agricultura en funciones, Luis Planas.

Según informó la conselleria en un comunicado, esta no es la primera vez que se constata la presencia de plagas en cítricos importados de Sudáfrica, ya que en total se descubrieron 136 envíos contaminados desde el 2015, de acuerdo a las cifras de la Autoridad de Seguridad Alimentaria.

«El riesgo es muy grave, sufrir nuevas plagas supone un coste económico y medioambiental que Europa no puede permitirse. Las garantías fitosanitarias están por encima de intereses comerciales», afirmó la consejera.

Los expertos ponen el acento sobre todo en la presencia de la mancha negra, una plaga que ya se detectó en Túnez, lo que demuestra su capacidad de adaptación al clima mediterráneo.

La consellera propone alternativas como la unificación de puertos de entrada de importaciones cítricas, una fórmula que aumentaría la especialización de los controles y evitaría la multiplicidad de vías de acceso, como está previsto que ocurra con las 9.000 contenedores que recibirá el puerto de Vigo.

El veto ante un riesgo fitosanitario no es una novedad, según remarcaron las mismas fuentes, ya que hace 18 años Estados Unidos alegó la detección de mosca del Mediterráneo para cancelar las importaciones de clementinas españolas. Estados Unidos y Japón, de hecho, son ejemplos para las organizaciones agrarias, ya que exigen inspecciones en origen de las importaciones, una de las medidas preventivas que no pasan los cítricos del cono sur de África.