La CEV rechaza las declaraciones de Joan Ribó contra el transporte y el acceso al Puerto de Valencia

Salvador Navarro, presidente de la CEV./
Salvador Navarro, presidente de la CEV.

Navarro ha recordado que el de Valencia «es ejemplo de sostenibilidad para los puertos europeos»

EFEValencia

La Confederación Empresarial de la Comunitat Valenciana (CEV) ha manifestado que comparte el rechazo a las declaraciones del alcalde de Valencia, Joan Ribó, en las que augura que «en 15 años los camiones serán una especia a extinguir» y su oposición al acceso norte al Puerto para camiones.

La CEV ha explicado que la Unión Europea, en su Libro Blanco sobre el futuro del transporte, se marca como objetivo para el 2050 «conseguir una transferencia modal del 50 % del transporte por carretera al ferroviario y por vía fluvial en distancias medias interurbanas, tanto para pasajeros como para mercancías».

«Un objetivo ambicioso, que en ningún caso apunta a la desaparición del transporte de camiones, como afirma desde el desconocimiento el alcalde de Valencia», han expresado fuentes de la patronal autonómica.

El presidente de la CEV, Salvador Navarro, ha lamentado que «una vez más unas declaraciones políticas puedan hacer replantearse determinadas inversiones en la Comunitat Valenciana, en este caso en el Puerto de Valencia».

«La CEV espera que no se pongan más trabas a la ejecución del acceso norte al Puerto, ni se utilice a determinados sectores para ralentizarlo», ha explicado.

Navarro ha recordado que desde el 1 de enero de 2014 todos los camiones nuevos «deben cumplir con la normativa Euro 6 que obliga a una reducción de las emisiones producidas por los grandes camiones destinados al transporte de mercancías« y que alcanzar los límites »ha supuesto grandes inversiones en I+D, un aspecto que también parece desconocer Joan Ribó«.

Asimismo, ha recordado que el Puerto de Valencia «es ejemplo de sostenibilidad para los puertos europeos», puesto que «en los últimos ocho años el tráfico de TEUs ha aumentado en más del 30 %, lo ha hecho un 20 % el tráfico en millones de toneladas, mientras que las emisiones de CO2 han seguido el camino contrario, reduciéndose en más del 17 %«.